4

Nadando con el Tiburón Blanco en Gansbaai, Sudáfrica

Estigmatizado por Spielberg, hay que reconocer que con solo pronunciar su nombre a muchos se nos erizan los pelos…el gran Tiburón blanco es un pez cartilaginoso que vive en aguas cálidas y templadas de todos los Océanos. Durante nuestro viaje por Sudáfrica, siendo Gansbaai uno de los mejores lugares del mundo para verlo, no quisimos desaprovechar la ocasión de nadar con el tiburón blanco. Os mostramos nuestra experiencia dentro y fuera de la jaula disfrutando con la visión (y saltos) de estos maravillosos escualos, y desde aquí le damos las gracias de corazón al tiburón que nos regaló el momentazo de saltar delante de nuestras narices: GRACIAS.

Nadando con el Tiburón Blanco en Gansbaii, Sudáfrica

El Gran Tiburón Blanco


El Carchorodon Carcharias es un dinosaurio que ha llegado casi sin modificación física desde el Mioceno hasta nuestra época. Como peculiaridad, estos escualos siguen creciendo a lo largo de toda su vida.

Una sorpresa…El Gran Tiburón Blanco no es de color blanco! Su aleta dorsal es de color gris o azulado y su lomo es grisáceo, pero con el paso de los años en los tibus más mayores ese tono se vuelve gris claro, por lo que si unimos tamaño descomunal del espécimen abuelete con el tono gris claro y vientre blanco obtenemos el sobrenombre por el que todos lo conocemos: Gran Blanco.

Físicamente tiene un morro corto y grande con al menos 4 hileras de dientes triangulares perfectamente aserrados. Dentro de su boca puede entrar en un solo mordisco hasta 14 kilos de carne.

Los Tiburones blancos adultos alcanzan una longitud de 4 a 5,5 metros, en esta especie el macho es de menor tamaño que la hembra y pueden llegar a pesar casi las 1.9 toneladas.

¿Cómo se alimenta el tiburón Blanco?


Un punto interesante antes de realizar esta excursión y para añadirle adrenalina es saber la forma en que esta perfecta máquina de matar toma sus aperitivos.

La base del tiburón blanco dieta es de mamíferos marinos (focas y leones marinos son sus platitos preferidos) a los cuales caza mediante emboscada situándose bajo su presa, camuflado con el color oscuro de su lomo y nadando velozmente con su potente cola con toda la mandíbula abierta. El punto de impacto suele ser el vientre y o bien le arranca un bocado mortal a su víctima o si es de menor tamaño, la engulle entera. En algunos casos, es tanta la velocidad y el impacto que es común ver a los tiburones con la boca llena con su víctima saliendo impulsados del agua. Escalofriante escena la de alimentación del tiburón sin duda alguna.

La hora en la que prefieren comer es al amanecer o atardecer, horas en las cuales su camuflaje es perfecto por la falta de luz existente en el agua.

A tener en cuenta que una zona en el mar donde se ha vertido sangre se verá pronto plagada de otros tiburones que han acudido a la llamada de esta.

Tiburón Blanco en Gansbaii

Reproducción


La época de reproducción suele ser en primavera y verano. Los huevos permanecen en el útero hasta que eclosionan. Se cree que en esta especie existe canibalismo intrauterino, en el cual los más fuertes se zampan los huevos aún por abrir y a sus hermanos más débiles. Una vez que se ha producido el parto, las crías de tiburón se alejan a toda velocidad de la madre para evitar ser devorados por esta.

Ataques del gran Tiburón Blanco


Contrario a lo que se piensa, el Tiburón Blanco no tiene predilección por tomar un bocadito del Homo Sapiens. Las serpientes marinas y los cocodrilos causan más muertes en personas al año que las especies de tiburones. Es más, las abejas e incluso los “bonachones” de los hipopótamos son mucho más letales. Cuestión de mala imagen gracias al señor Spielberg (el día que le dé por meterse en una jaula se lo va a pasar pipa con la venganza del Gran Blanco).

La aleta que más miedo da en el planeta

White Shark Cage Diving


Esta empresa se ubica en la cuna del gran Blanco en Sudáfrica: el pueblo de Gansbaai. Realiza de 1 a 3 excursiones de buceo en jaula al día. En Agosto (invierno Sudafricano) realizaba dos: a las 7 y a las 10 de la mañana.

Cuando nosotros lo reservamos el precio era único para todos los viajeros y daba igual si bajabas a la jaula como si te quedabas sobre el barco contemplando los saltos de los escualos. Actualmente han modificado la tarifa según el interés de los pasajeros en meterse en las gélidas aguas sudafricanas o no, un puntazo a favor de esta empresa.

La reserva se realiza mediante internet via email y a diferencia de otras empresas, no tuvimos que realizar el pago por adelantado.  Tambien es posibles contactarles a traves de su página de facebook o rellenando el formulario de reservas en su página web.

Un día antes de la excursión te envían un email confirmándote si esta se realizará y el horario previsto. En caso de mala mar, se cancelará.

La excursión tiene varias partes:


Primero: Un briefing de presentación con instrucciones básicas para los valientes. Durante el mismo puedes tomar un desayuno.

Segundo: Todos nos montamos a bordo y en tierra en el barco el cual es remolcado mediante tractor al mar. La navegación y visita a los tiburones blancos tiene un tiempo máximo de 3 horas.

Tercero: Regresas a tierra (verificar que no os falta ningún trozo :P) y te puedes duchar, cambiar de ropa, almorzar y comprar el dvd del epic moment.

En la oficina donde se realiza el pago y posteriormente se realiza el almuerzo, existe un cartel informativo de cómo se alimentan los tiburones blancos y la importancia del magnetismo en la caza que es muy interesante y os recomiendo leer para conocer un poco mas a esta magnifica especie.

El barco de White Shark Cage Diving

Seguridad en White Shark Cage Diving


Siendo la inmersión con el Gran Blanco una experiencia que entraña riesgos, no está de más saber que todos los miembros del equipo de WSCD cuentan con las capacitaciones necesarias y requeridas por el Gobierno de Sudáfrica, estando facultados para atender cualquier emergencia que surja en alta mar.

El barco, jaula y equipo de buceo tienen las revisiones e inspecciones periódicas realizadas por Océanos y Costas del Gobierno de Sudáfrica.

Localización, Horarios y Precios de White Shark Cage Diving


Localización


9 Kus Drive, Kleinbaai,
Gansbaai, South Africa

Coordenadas GPS: 34.6224344, 19.350172

Horarios


En agosto 2016 realizaban dos excursiones: a las 7 de la mañana y a las 10.

Precios del Shark Cage Diving


Actualmente han cambiado los precios que nosotros hemos pagado. Antes era precio único tanto si decidías hacer la inmersión como si te quedabas en el barco. En nuestro caso, de 7 que viajábamos, 3 no nos metimos en la jaula por lo que nos parece estupendo que hayan tenido en cuenta a los menos valientes y que de antemano ya tienen decidido no meterse dentro del agua.

Adultos que se bañan 1600 rands. A partir de Diciembre subirá a 1750.
Adultos que no se bañan: 1450 rands. A partir de diciembre subirá a 1600.

Niños menores de 12 años: 1050.

Tienen un servicio de transporte desde Ciudad del Cabo por 400 rands por persona.

En su página web ofrecen más paquetes de experiencias para los amantes de los océanos.

Esperando al Gran Blanco en Sudáfrica

Nuestra experiencia Nadando con el Tiburón Blanco en Gansbaai Sudáfrica


No vamos a mentir, el plato fuerte de nuestro viaje por Sudáfrica lo constituía sin duda la excursión para ver al Tiburón Blanco en el mar.

Reservados con meses de antelación, respiramos tranquilidad cuando el día antes recibimos el ansiado email diciendo que iba a ser posible nadar con el tiburón blanco en Gansbaai.

Ese día nos levantamos pronto y realizamos un desayuno muy ligero en Hermanus. Tras el despertar con el aroma del café nos pusimos rumbo a Gansbaai, la cual se encuentraba a una hora en coche.

La localización de la empresa White Shark Cage Diving fue rápida, nos personamos y mostramos nuestros emails de reserva, nos dijeron que podíamos desayunar si queríamos y que en media hora comenzaría el Breefing.

Conociendo la fatídica experiencia de David en la navegación, decidimos no ingerir nada que no fuera la biodramina. Todos menos Paco tomamos una dosis de este fármaco. A Helia le habíamos comprado chicles de biodramina, que aunque protestó por el amargo sabor, conseguimos que estuviera un buen rato mascando.

¿Por qué Paco no se tomó ninguna? Pues porque cometimos el error de no comprarlas con cafeína para contrarrestar los efectos secundarios de somnolencia que este fármaco produce y siendo él el conductor principal que luego nos tendría que llevar a Ciudad del Cabo, se arriesgó a sufrir el temible mareo en el mar.

El Gran Blanco en Sudáfrica

Antes de comenzar el Briefing vimos llegar a los anteriores valientes que habían nadado con el gran blanco, entre ellos había varios chicos españoles que nos dieron algunas indicaciones de lo que no teníamos que hacer si queríamos no marearnos.

En el Briefing estuvieron explicando en inglés las medidas de seguridad en el barco, principalmente donde ubicarse para realizar las fotografías y sobre todo donde colocarse dentro de la jaula barquilla dentro del océano, para que los afilados dientes triangulares no alcancen ninguno de tus miembros.

La postura era agarrándose con fuerza a una barra interna sin sacar nunca las manos de la jaula, y sumergiéndose cuando te lo indiquen, ya que los tiburones blancos pasan muy deprisa y te dejan sólo 2-3 segundos para contemplarlos.

Una vez terminadas las explicaciones subimos al barco en tierra y fuimos remolcados hasta el mar mediante un tractor. En el agua ya pusimos rumbo durante media hora a la zona donde se realizan las inmersiones. Nos distribuyeron chalecos salvavidas a los que quisimos y los trajes de gala para saludar al gran blanco.

Cabe decir que el equipo para la inmersión está compuesto por el traje de neopreno y unas gafas. No está permitidos tubos de respiración ni la famosa máscara Easybreath que tanto nos gusta a nosotros.

Llegados a la zona indicada, bajaron la jaula y la anclaron en el barco, es aquí cuando uno se da cuenta de lo que marea un barco y de lo feliz que se está con el estómago casi vacío por no haber desayunado nada. El barco se balanceaba fuertemente por el oleaje existente, por lo que se hacía necesario permanecer sentado si no quería uno morirse del mareo. En ese momento algunos repetimos la dosis de biodramina, a Helia en el barco le dieron una piruleta diciéndole que era para los mareos, y oye que la peque en todo momento decía que se encontraba bien y no estaba mareada…

Los chicos se enfundaron todos sus trajes de neopreno y esperaron su turno para bajar a la jaula. Las jaulas tienen una capacidad máxima de 8 almuerzos…que digo personas.

Las bajadas consisten en unos 15 minutos dentro de la jaula y después de regreso al barco, baja el segundo equipo y una vez terminado su tiempo, se vuelve a repetir una vez más la bajada.

Dentro de la jaula...a ver si reconoceis a Paco :P

La experiencia de Paco&cía fue diferente, bajaron en el segundo turno pero debido a que los escualos se encontraban juguetones, los dejaron a todos en la jaula media hora con vistas a que disfrutaran de la fiesta que frente a ellos tenían montada los tiburones blancos. Yo en ese momento temí por ellos ya que tanto tiempo en aguas gélidas me hacía sospechar que iban a padecer una hipotermia.

Paco frente al Gran Blanco


  • Nuestra bajada se nos hizo muy larga ya que nos dejaron 30 minutos seguidos dentro de las frías aguas, a pesar de disfrutar de la experiencia de ver de tan cerca a estos magníficos y terroríficos depredadores, incluso me fue difícil salir del agua por el cansancio y entumecimiento debido al frío.
  •  
Tras gastar todo su tiempo en el agua y una vez en el barco, Paco haciendo caso a las indicaciones dadas por nuestras compatriotas en tierra y para evitar el frío causado por mantenerse con el neopreno chorreante tras la inmersión, se metió dentro del barco y se cambió de ropa cometiendo un gran error como nos dimos cuenta y es que la consecuencia de no pasar frío y de cambiarse en el barco es el terrible mareo que se apoderó de todo su ser. Al cansancio e hipotermia que tenía se le unió la terrible dificultad de retirarse el neopreno mojado del cuerpo.

Clavado de rodillas en el barco, pasó el resto del viaje vomitando en repetidas ocasiones por la borda, costándole mucho trabajo recuperarse y llegando realmente mal a tierra, como también les ocurrió a otros de los turistas que nos acompañaban.

Aún a pesar de este inconveniente, para Paco ha sido una gran experiencia y le produce una enorme felicidad recordar esos momentos únicos vividos dentro de la jaula como cuando en una de las inmersiones pudo ver (y grabar) a uno de esos grandes tiburones nadando verticalmente a toda velocidad y saltando fuera del agua ¡inolvidable! (y eso que los guías decían que estos no eran de los más grandes).

El Gran Tiburón Blanco saltando fuera del agua

Mientras Paco y el resto del equipo estaba dentro de la jaula, las chicas que no nos mojamos disfrutamos muchísimo viendo el suave nado de los tiburones blancos y el espectacular salto que nos dedicó el mismo amigo que Paco vió desde la jaula nadando verticalmente. A este espécimen en concreto y a la especie en general, le damos eternas gracias por habernos dejado disfrutar de su presencia.

Una vez todos estuvimos a bordo partimos rumbo a tierra. Tras otra media hora de navegación llegamos y nos remolcaron. Al bajar del barco unos cuantos se ducharon y otros se quedaron buscando unos rayos de sol que les aliviara la hipotermia.

El almuerzo compuesto a base de una deliciosa lasaña y una ensalada nos estaba esperando, mientras vimos el vídeo que el equipo de White Shark Cage Diving habían grabado con su cámara Go Pro y decidimos comprarlo debido a su gran calidad gráfica. El precio era de 350 rands.

Terminado el almuerzo dimos un paseo por la tienda de souvenires para comprar el típico imán de “Yo sobreviví a un White Shark”. También era posible comprar imitaciones de dientes de tiburón o fósiles de dientes reales. En esta tienda no se vendían dientes reales ya que WSCD contribuye a la protección del Tiburón Blanco.

Finalizada la experiencia pusimos rumbo a Hermanus con la intención de probar de nuevo suerte en algún barco que nos llevara a visitar a las preciosas ballenas.

La cola de ballena se nos resistio pero la de tiburón fue posible

Recomendaciones para Nadar con el Gran Tiburón Blanco en Gansbaai


  1. Llévate tu propia toalla, si se te olvida es posible alquilar o comprar una allí mismo pero la necesitaras para secarte y entrar un poco en calor. También es recomendable un bañador de repuesto para cambiarse.
  2. Cámara acuática digital. Nosotros cometimos el error de llevar nuestra cámara Sony acuática, digo error porque aunque para el snórkel va de fábula ya que hace unas fotos fantásticas, para una inmersión con tanto movimiento graba fatal. Para esa ocasión os aconsejo compraros una Go Plo china. Nosotros tras leer muchas reviews y comparar precios acabamos de adquirir la SJCam 5000 Plus por 140 euros que aunque tiene un poco de menos calidad que la famosa Go Pro, da unos resultados fabulosos a un precio minusculo. Esta cámara os la fijáis en el pecho o en la cabeza y así os aseguráis de grabar unas escenas decentes del gran Blanco.
  3. La Biodramina, vuestra fiel amiga: llevar varias pastillas y si tenéis que conducir acordaros de que sea con cafeína. Tomarla media hora antes de subir al barco y si notáis que el mareo se incrementa durante el trayecto, repetir la dosis.
  4. No comáis-desayunéis antes de partir si no queréis pasaros todo el viaje con las rodillas clavadas en la borda.
  5. Si tenéis alguna herida que sangre o algún otro problema (lo digo por las féminas y su visita mensual) comentárselo a la tripulación por si alterara el comportamiento natural de los tiburones blancos al percibir sangre fresca en el agua…

El Gran Tiburón Blanco en Gansbaii

Y hasta aquí nuestra experiencia nadando con el Tiburón blanco en Gansbaai, Sudáfrica. Un viaje apasionante e irrepetible que siempre recordaremos.

  • Nota: Hemos realizado una colaboración con la empresa White Shark Cage Diving. La opinión vertida durante el artículo es sincera y fruto de una maravillosa experiencia nadando con el Gran Tiburón Blanco en Gansbaai.
  • Este articulo contiene enlaces de afiliación. Eso significa que si decidís comprar la Go Plo China, nosotros nos llevaremos una comisión sin coste adicional para vosotros. Lo recomendamos porque es la que nosotros tenemos.

4 comentarios :

  1. Uff creo que a eso no me apunto, suelo marearme mucho y me pongo malísima, eso unido a que el frío en el mar es enemigo mío número uno, no me apetece demasiado. Sí me encantaría ver el tiburón cerca y no creo que me de yuyu, pero el precio a pagar me parece demasiado alto. Me alegro que lo disfrutárais, aunque me imagino a Paco mareado y con lo mala que yo me pongo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Caliope! Yo tengo la opinion de que existen experiencias unicas en los viajes como montar en globo por la Capadocia o nadar con el tiburón blanco en Gansbaii y que justifican de sobra sus precios. A Helia no le dio nada de miedo, de hecho ni se como pude fotografiar ya que con una mano agarraba la camara y con la otra a Helia que se empeñaba en asomarse a mirar a su padre dentro de la jaula X) Paco si que lo paso mal pero fue por no tomar la biodramina, creo que si no comes, tomas la biodramina y no te mueves apenas en el barco es posible controlar el mareo y evitar clavar las rodillas en el suelo. De todas formas, cuando vayas ya te convencere para que te hagas esta excursion, para nosotros ha sido el "must" del viaje a Sudafrica. Un abrazo Pepa!

      Eliminar
  2. hola veronica te gusta el buceo. a mi me encanta un abrazo paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he realizado buceo por problemas medicos pero espero poder realizar esa actividad algún día. Hasta ahora solo he podido practicar snorkel el cual me encanta! Saludos Paula

      Eliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí!