4

Conducir en Sudafrica: el mejor paso de cebra en Kruger

Con el mejor paso de Cebra del mundo, conducir en Sudáfrica es una experiencia que sobrepasa los límites convencionales de la conducción, alcanzando el calificativo de pura aventura en cada kilómetro recorrido. Y es que en ningún lugar del mundo tendrás que “mantener la distancia de seguridad” con un paquidermo de alto tonelaje que obstruye la circulación, esperar que un rebaño de búfalos crucen para ir al abrevadero o que una comitiva de babuinos detengan tu coche, revisen las llantas y te pidan “los papeles” al más puro estilo policía nacional. Os relatamos nuestra experiencia por las carreteras sudafricanas a bordo de un Toyota Quantum de la empresa de alquiler de coches First Car Rental, una aventura que os invitamos a que probéis porque os encantará.

Conducir en Sudafrica: el mejor paso de cebra en Kruger

Un momento para el recuerdo…


En el año 2008 de nuestra era, durante nuestro viaje por Jordania y la ya casi desaparecida Siria, conocimos en nuestro grupo a un señor viajero que nos habló de las maravillas que había visto en Sudáfrica. Su viaje también había sido familiar y junto con su mujer e hija pequeña recorrieron las carreteras Sudafricanas. Nos dió una sola recomendación: que no nos saliéramos de los caminos marcados ya que nuestra vida podría correr peligro. Casi 10 años después y tras leer la experiencia de Mi mundo en una maleta, teníamos claro que nuestra siguiente gran aventura no podía ser otra más que viajar a Sudáfrica y sentir el asfalto de Kruger bajo nuestras ruedas.

En este viaje se le unía al peligro de lo inesperado y posible inseguridad vial, el conducir por la derecha, tras regresar tenemos claro que nuestros temores eran totalmente infundados y que el mejor lugar del mundo (que nosotros conocemos claro está) para ser tu propio guía en un safari contínuo es Sudáfrica.

Jirafa majestuosa cruzando la carretera en Kruger

¿Que se necesita para conducir en Sudáfrica?


Aparte de temple de acero, no perder los nervios en los giros y rotondas a la izquierda y tener un pie más rápido que la velocidad del rayo para frenar cuando una jirafa decida cruzar, es necesario para conducir en Sudáfrica el famoso Carnet de conducir internacional. Además y como excepción mundial ya que es el único país donde nos lo han pedido, tendréis que llevaros también el carnet de conducir nacional. Sí, nos lo pidieron al recoger los Toyota Quantum, necesitaban conocer la fecha de expedición de dicho carnet y además hacerle fotocopia, un requisito que jamás nos habían pedido, por lo que ya sabéis si vais a alquilar un coche en Sudáfrica: llevaros todos los carnets que tengáis!.

Alquilar un coche en Sudáfrica con First Car Rental


El primer requisito que buscábamos para nuestro coche en Sudáfrica era que tuviera una gran capacidad. Al ser 7 los viajeros y tener que pasar tantas horas dentro cargados de bartulos, botellas de agua, madera para las barbacoas y maletas necesitábamos que fuera espacioso por lo que directamente empezamos a buscar furgonetas. El precio de estas en la mayoría de compañías se disparaba.

Especificamos que eran dos períodos de alquiler distintos, ya que dentro de Sudáfrica y para aprovechar al máximo el viaje, íbamos a realizar un vuelo interno.

Buscando por internet y en redes sociales encontramos First Car Rental, rent a car de Sudáfrica que disponía de vehículos de 8-10 plazas en las dos rutas que íbamos a realizar y que además tenía como plus añadido para confiar en ella que funcionaba como minorista de la multinacional SIXT. Comparando precios entre ambas y saliendo más económico con la nacional, decidimos alquilarles directamente a ellos por lo que nos pusimos manos a la obra con los intercambios de emails.

Paco recogiendo las llaves del coche

  • Nota: Hemos realizado una colaboración con la empresa First Car Rental. La opinión vertida durante el artículo es sincera y fruto de nuestra experiencia.

En ambas rutas alquilamos un coche del Grupo Y: Toyota Quantum con cambio de marchas manual y gasolina. La capacidad era de 10 pasajeros por lo que íbamos a ir extra-cómodos durante el viaje.

El alquiler incluia:


  1. Kilometraje limitado a 200 kms al día. Si alquilabas durante 5 dias podías hacer como máximo 1000 kms, el kilómetro extra lo facturaban a 7,25 rands.
  2. Daños por colisión
  3. Exención por robo
  4. Segundo conductor

Extras no incluidos:


  1. Asiento de niños: 350 rands
  2. Papeles para cruzar la frontera de Suazilandia: 500 rands
  3. Devolución en otro aeropuerto: 850 rands
  4. Depósito de 3.000 rands: Cantidad máxima de la que seríamos responsables en el caso de daños en el vehículo, a excepción de negligencia grave que constituía el valor total del vehículo.
  5. Refueling: lo miraban al milímetro, en ambos alquileres nos cargaron un pequeño extra por la gasolina.
  6. Exención de daños de los neumáticos: 35 rands al día
  7. Exención de daños en los cristales: 35 rands al día.

Página web de First Car Rental

Ruta 1: Alquiler de 5 días recogida y devolución en Ciudad del Cabo (total de kilómetros que realizamos 530)


Toyota Quantum con 200km por día con franquicia de 3.000 rands por: 6180 (388 euros) + 350 asiento de niño+175 neumaticos+175 de cristales= 6888 rands (433 euros).

Itinerario aproximado de la Ruta 1

Ruta 2: Alquiler de 10 días recogida en Durban y devolución en Johanesburgo (total de kilómetros que realizamos 1861)


Toyota Quantum con 200 km por día y franquicia de 3.000 rands por: 11.124 (700 euros) 350 asiento de niño + 350 neumáticos + 350 cristales + 500 borde de Suazilandia + devolución en otro aeropuerto 850 = 13524 (851 euros)

Itinerario aproximado de la Ruta 2

Recogida y devolución de los coches en los aeropuertos


Ciudad del Cabo


Las oficinas de los rent a car se sitúan justo en frente de la puerta principal del aeropuerto. Para cruzar es necesario hacerlo por el paso subterráneo, al salir de este, un llamativo cartel de color púrpura nos indicaba que estábamos ya en la oficina de First Car Rental.

Sin nadie en ella tramitamos rápidos los papeles. Allí nos sorprendió que le pidieran a Paco el carnet de conducir de España además del Internacional. No sé como, al final conseguimos poder alquilar el coche sin él.

Con las llaves en la mano pusimos rumbo a nuestra furgo. Sorpresa al verla: también era púrpura!!!

Delante nuestra nos revisaron todos los posibles desperfectos del coche y firmamos la hoja de conformidad, la cual guardamos ya que teníamos que entregarla en la devolución.

El día del retorno y en una zona contigua a donde recogimos la furgoneta, entregamos la hoja de daños del primer día, revisaron el coche de nuevo delante nuestra y firmamos la verificación.

Nuestro coche de First Car Rental en Ciudad del Cabo

Durban-Johanesburgo


En Durban las oficinas se encuentran en la salida del aeropuerto a mano derecha. En esta ocasión y debido a los trámites de los papeles para cruzar la frontera de Suazilandia, tardamos más de una hora en tener nuestra furgo. En esta ocasión era de color blanca, un color más discreto para pasar inadvertidos durante nuestros trayectos en kruger y que evitarían ser objeto de miradas de los grandes mamíferos.

La devolución en el aeropuerto de Johanesburgo fue en el aparcamiento subterráneo de los rent a car.

También nos revisaron el coche a la recogida y a la devolución firmando nosotros la conformidad.

Nuestro segundo coche de First Car Rental
Coche blanco discreto aparcado en la puerta del Hub del Hlane Park en Suazilandia

Tras ambas devoluciones de los coches, nos enviaron un email con la factura final del alquiler incluyendo todos los extras como el refueling de los coches.

Una pregunta que nos hacíamos antes del viaje:


¿Con 200 kilómetros/día tendremos suficiente para los recorridos?

En la ruta 1 de 5 días podíamos hacer 1000 kilómetros y realizamos 530.
En la ruta 2 de 10 días podíamos hacer 2000 kilómetros y realizamos 1861 kms (perdiéndonos y carreteando mucho por Kruger). Por lo que autorespondiéndonos SI, con 200 kms al día es posible hacer buenos recorridos sin necesidad de alquilar el coche con kilometraje ilimitado.

Paisajes alucinantes en las carreteras de Sudáfrica

  • Nota extra:

Un aspecto a tener en cuenta si alquilais un coche furgoneta o de tamaño grande es la altitud del mismo en los parkings. Nosotros tuvimos bastantes dificultades en un aparcamiento cubierto en Ciudad del Cabo ya que sin darnos cuenta, entramos con el coche sin percatarnos de la señal de altitud máxima. Para sacar la furgoneta de alli, tuvimos que escoltarla tres miembros del equipo durante toda la salida del parking, levantando incluso carteles para evitar que nos arañara el techo y teniendo que desmontar la antena de la radio. Por lo que debéis ser más precabidos que nosotros y mirar la altitud máxima de un aparcamiento antes de introducir vuestro flamante furgo púrpura.

Consejos y recomendaciones para conducir en Sudáfrica y en Suazilandia


Carreteras y calles sudafricanas


Con una red de carreteras bastante buena, navegador y mapa en mano, no hemos tenido ningún problema destacado para conducir por Sudáfrica. Las autopistas de peaje eran bastante parecidas a nuestras autovías (con precios asequibles para un europeo) y quitando algunos tramos de obras, el asfalto permitía circular a una adecuada velocidad.

Los camiones que a veces encontrábamos, por norma general se apartaban al arcén favoreciendo los adelantamientos.

En muchas de las carreteras eran de un solo carril en cada sentido pero con arcenes amplios, para ayudar en los adelantamientos y a veces añadían un tramo de 1-2 km para adelantar a los vehículos lentos.

El circular por la derecha no supuso un gran esfuerzo, ya que el viaje reciente a isla Mauricio había supuesto una buena práctica y con muchos más obstáculos.

Sobre densidad de tráfico en Sudáfrica, apenas tuvimos problemas de atascos. Lo único que hay que tener en cuenta es la entrada/salida de Ciudad del Cabo en hora punta los días de diario (5/6 de la mañana y 5/6 de la tarde) donde sí se forman grandes atascos.

En Johannesburgo en cambio, no encontramos ningún problema de esta índole (debido a que era fin de semana). Lo que si percibimos en esta ciudad fue un mayor problema de seguridad que no habíamos sentido durante todo el viaje, sobre todo en barrios periféricos de la ciudad.

De hecho, la visita al famoso Soweto (South Western Township) la realizamos en un tour donde nos explicaron que en la actualidad era muy seguro, aunque nosotros insistimos, lo realizamos con un guía.

Calles de Soweto

Gasolineras en Sudáfrica


Siguiendo las recomendaciones dadas por nuestro amigo David, cada vez que teníamos ocasión, rellenábamos el depósito ya que nunca se sabía cuando íbamos a encontrar la próxima gasolinera.

En todas las que paramos encontramos personal que nos dispensó la gasolina e incluso en algunas nos limpiaron el parabrisas. El precio de la gasolina es más barato que en España, sobre 12 rand el litro de gasolina sin plomo (unos 76 céntimos de euro).

En todas las gasolineras pudimos pagar con la tarjeta de crédito y en la mayoría encontramos aparte de pequeños supermercados donde comprar alimentos básicos y baños, cajeros automáticos e incluso restaurantes y cafeterías, fundamentales para descansar tras largos trayectos en el coche.

Una de estas “gasolineras” que nos encontramos en la ruta entre Graskop y Johanesburgo tenía incluso una pequeña reserva de avestruces, rinocerontes e impalas entre otros animales con un abrevadero que podías ver mientras comías en su amplísimo food court.

A tener en cuenta que dentro de Kruger, las gasolineras se ubican única y exclusivamente en el interior de los campamentos por lo que estar pendiente de repostar en ellas ya que una vez fuera de estos, es imposible encontrar ninguna.

Cruce de la frontera con Suazilandia


Cuando alquiléis el coche en Sudáfrica y si tenéis pensado ir al Parque Nacional Hlane o a cualquier otro destino dentro de Suazilandia, lo primero es ponerlo en conocimiento de la empresa para que os vaya tramitando los papeles para el cruce de las fronteras. En nuestro caso, First Car Rental nos cobró por estos trámites 500 rands (32 euros).

En el cruce de la frontera con Suazilandia, en primer lugar aparcas para realizar los trámites con el pasaporte y la carta del vehículo (cross bording) en el lado Sudáfricano, cruzas la frontera y vuelves a aparcar para volver a mostrar todos los pasaportes y papeles del coche así como realizar un pago por el vehículo en el lado de Suazilandia.

Conducir por Suazilandia es muy similar a Sudáfrica, aunque en este país las carreteras están en condiciones pésimas de asfalto y cuentan con peor señalización.

Por otro lado, nosotros encontramos el precio de la gasolina en Suazilandia más barato que en Sudáfrica por lo que repostamos al máximo en este país para ahorrarnos unos rands. Allí también se puede pagar en las gasolineras con tarjeta de crédito.

Al volver a Sudáfrica realizamos en la frontera el mismo proceso anterior pero al contrario, primero nos sellaron el pasaporte en el lado de Suazilandia y luego en el de Sudáfrica, trámites burocráticos que se hacen bastante rápido si no hay cola. No obstante, calcular para cruzar ambas fronteras un mínimo de 40 minutos de parada en la ruta.

Conducir por Kruger


Y llegó uno de los grandes momentos del viaje por Sudáfrica: conducir por Kruger haciendo de tu viaje un safari contínuo lleno de sorpresas y momentos inesperados.

Las carreteras en Kruger estaban bien señalizadas, avisando del peligro de paso de animales varios como impalas, hipopótamos y babuinos.

¡Atención peligro! Paquidermo de alto tonelaje en la carretera

Aunque en los primeros días vimos muchos carteles de ¡Peligro! ¡babuinos! no encontramos rastro de ellos hasta que en una zona determinada de Kruger se agolparon peligrosamente, cruzando la carretera con todo su desparpajo e incluso subiéndose a los coches. A modo de Policía Nacional, revisaban las llantas de los neumáticos y se te quedan mirando por la ventanilla con mirada de: enséñeme usted todos los papeles del coche y su carnet de conducir!!

Babuinos revisando llantas

Montando el puesto de control de Policía Nacional

Tener claro que el parque Kruger y en los campamentos existen unos estrictos horarios de apertura y de cierre que hay que respetar, en el caso de que quieras aventurarte fuera del horario permitido, no sólo te pillarán seguro sino que te machacarán con una buena y bien merecida multa (2000 rands, lo que viene a ser 140 euros).

Dentro del parque la velocidad está limitada a máximo 50 km/hora en las vías asfaltadas y a 40 km/hora en las vías de tierra, y si se sobrepasan también puede llevar a sanciones.

Los guías de las excursiones van vigilando a los conductores con los que se cruzan para que cumplan todas estas normas, no solo por si te cruzas un animal que vayas lo suficientemente despacio como para esquivarlo evitando atropellos sino para denunciarte por walkie talkie a la "policia de Kruger". Por lo que por tu bien ¡respeta las normas!.

Los guías siempre atentos al resto de los conductores en Kruger

Lo fantástico del Parque Kruger y de conducir por él es que puedes realizar los avistamientos de los animales desde tu propio coche, algo prácticamente impensable en otro lugar del mundo. Nosotros al llevar una furgoneta más alta que el resto de los vehículos y con una gran movilidad en su interior, pudimos disfrutar de una mejor visión de los famosos Big Five.

Para esta experiencia conduciendo por Sudáfrica, llevamos nuestro querido-odiado GPS TomTom, que tantos momentos de pérdidas nos ha dado. Además Joan fue bastante previsor y llevaba anotado todas las coordenadas de los campamentos para el GPS, detalle fundamental para desplazarte por Kruger evitando pérdidas.

La señalización en Kruger se realiza básicamente a través de mojones donde te indican la carretera en la que te encuentras y te señalan los kms que te separan de los campamentos. A tener en cuenta que recorrer 20 kilómetros en Kruger significa tranquilamente una hora de conducción.

Pasos de Cebra en Kruger
Recuerda: Respeta los pasos de cebra en Kruger

A pesar de todas las normas, conducir por el parque Kruger es una absoluta delicia. Con el ojo agudizado al máximo, nos permitía ver muy de cerca gran parte de su fauna y pararnos para dedicarle más tiempo a ese elefante que arrancaba ramas de los árboles o a esa familia de leones que descansaban con su búfalo a medio devorar bajo una sombra, proporcionándonos una sensación de libertad absoluta.

Animales en Kruger

Muy importante dentro de Kruger: fuera de los campamentos está prohibido salir de los coches, abrir las puertas o bajar las ventanillas salvo en las zonas señalizadas. Raro era el día que no veíamos a un insensato que asomaba la cabeza por la ventanilla o dejaba al niño que sacara medio cuerpo por esta para que viera mejor a los animalitos cazando. Cabezas huecas que no eran conscientes del peligro que les podía acechar ya que el camuflaje de los depredadores del parque es alucinante. De esto nos dábamos cuenta durante los Sunset Drives safaris cuando nuestros guías nos mostraban grupos de leones o un leopardo que se encontraban a escasos metros de nosotros perfectamente camuflados en el paraje natural y que para un ojo poco entrenado pasaba totalmente desapercibido.

En Kruger la cobertura móvil no existe más allá de los campamentos, por lo que en el caso de que sufras una avería mecánica o un pinchazo, debes de quedarte en el interior del vehículo hasta que llegue la ayuda. Es por ello que os recomendamos llevar agua y provisiones ya que la espera puede durar horas.

Una recomendación: En las puertas de entrada a Kruger venden en las oficinas unos libros del parque en varios idiomas (no están en español) que contiene no sólo dibujos de todos los animales que puedes ver en cada zona, sino mapas muy detallados con todos los puntos importantes del parque. El precio es de 40 rands (3 euros) y os recomendamos que os hagáis con uno de ellos.

Señales de circulación en Sudáfrica


Si en Australia fuimos a por la captación de la divertida señal de tráfico de: Peligro! Canguro cruzando! En Sudáfrica es tanta la variedad de fauna que se te puede cruzar, que sus señales de circulación son de lo más divertidas. A destacar las que encontramos en Santa Lucía de: Peligro Hipopótamos! Y nosotros pensamos…que suerte vamos a tener si nos lo encontramos con la furgo-blindada, que poco daño nos podían hacer pero…que mala suerte y que poca gracia nos iba a hacer si el encuentro se producía mientras paseábamos por la ciudad. Y es aquí donde radica el encanto salvaje y la aventura contínua que supone viajar a Sudáfrica.

Señales de tráfico en Sudáfrica

Y hasta aquí nuestros consejos y recomendaciones para conducir por Sudáfrica así como la review de la empresa de alquiler de coches First Car Rental que tan buen servicio nos prestó.

Libertad absoluta durante nuestro safari

Una experiencia para vivirla y un país para disfrutarlo. Sólo deciros que para nosotros el viaje a Sudáfrica ha supuesto el segundo viaje épico de nuestras vidas tan solo superado por el combinado de un mes por Australia y Nueva Zelanda.

4 comentarios :

  1. Vero espectacular. Me has dejado sin palabras.Solo decirte que me encanta tu forma de argumentar y describir vuestro viajes.
    Gracias por compartirlo. Un besazo enorme para los 3.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado Yoly ¿Te animas a viajar a Sudáfrica? ES un país impresionante con una naturaleza desbordante. Saludos y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  2. Buenas,
    muy guay el viaje. Yo me voy para allá en breve.
    Una pregunta rápida, cómo está el tema de seguro en todos los sentidos para conducir desde el Kruger hasta el aeropuerto de Johannesburgo? Estoy pensando si ir en coche o en avion
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En medio del camino dormimos en Graskop y tanto este trayecto que indicas, como el resto no tuvimos sensación de inseguridad en ningún momento. Saludos y buen viaje!

      Eliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí!