0

Consejos para viajar y volar embarazada

Y llego ese momento en el que te enteras de que estas embarazada! Un torbellino de emociones y sensaciones te embarga. Poco a poco vas asumiendo tu nuevo estado y tras la asimilación de tan feliz noticia tú como persona que disfruta mucho los viajes te planteas ¿Puedo viajar embarazada? ¿las embarazadas pueden volar en avión? ¿Hasta cuándo podré montar en un avión?¿Qué precauciones debo de tomar para viajar estando embarazada?¿Son aptos todos los destinos para mí? Tras mi reciente experiencia viajando embarazada he querido realizar esta guía con algunos consejos y recomendaciones para que las futuras mamas conozcan un poco más a lo que se van a enfrentar y las medidas que deberán tomar para que sus viajes y vuelos embarazados sean lo más gratos posibles.

Consejos para viajar y volar embarazada

Empezando por el principio: Los Trimestres de los que se compone el Embarazo


El embarazo en las mujeres no se mide en meses sino en semanas debido a los cambios continuos en el desarrollo que se producen en el feto/bebe en cada uno de ellos. Dependiendo de la semana de gestación en la que te encuentres estarás en uno u otro trimestre. El embarazo normalmente dura una media de 40 semanas y se divide en 3 períodos en los cuales se disfruta de dispares molestias, algunas como las náuseas se pueden mantener hasta el final del embarazo, otras solo duran varias semanas. Primero de todo ¿En qué trimestre de embarazo te encuentras?

  • Primer trimestre: Desde la semana 1 hasta la semana 12
  • Segundo Trimestre: Desde la semana 13 hasta la semana 26
  • Tercer Trimestre: Desde la semana 27 hasta el final del embarazo

Viajar embarazada: ¿Se puede viajar embarazada?


Caso número 1: Tienes un viaje organizado y acabas de enterarte que estás embarazada


Tras la feliz noticia de la proximidad de llegada del bebé, se le une una duda existencial sobre si suspender el viaje o proseguir con los preparativos. Lo primero que hay que hacer es acudir al Ginecólogo y que valore tu estado de gestación. Él te dirá en el caso de que vea algún problema si debes de mantener reposo o puedes proseguir con tus rutinas. En el caso de que todo vaya bien consúltale sobre tu viaje, las horas de vuelo que vas a realizar y al destino al que vas a ir. Sobre los destinos es muy posible que el Ginecólogo no tenga todos los datos sobre enfermedades infecciosas de esa zona por lo que es conveniente que en caso de luz verde, acudas a Sanidad Exterior. Ellos te informarán detalladamente sobre el destino en cuestión, vacunas recomendadas y posibles enfermedades que puedes contraer. Con toda esa información ya puedes decidir si proseguir con el viaje o cancelarlo.

Caso número 2: Estás embarazada pero quieres/necesitas viajar y aún no tienes tu viaje contratado


Si el embarazo se está desarrollando con normalidad y ya el Ginecólogo te dijo previamente que puedes proseguir con tu vida habitual, solo te queda determinar el destino de tu viaje, para ello lo mejor es que acudas a Sanidad Exterior y valores lo mismo que en el Caso número 1: mapa epidemiológico de la zona, vacunas necesarias (teniendo en cuenta que durante el embarazo son muy pocas las vacunas recomendadas para administrarse) y tratamientos profilácticos.

Con la autorización del Ginecólogo y tras valorar el destino recuerda siempre que al igual que metes en tu maleta el DNI y el Pasaporte, debes de llevar todos los informes médicos y la cartilla de embarazada. A esta documentación añádele sí o sí un seguro de viajes, porque todo va bien hasta que algo va mal.

Consejos para viajar Embarazada ¿Que necesito para viajar embarazada?


Documentación


A los habituales DNI y Pasaporte hay que sumarles la Cartilla de embarazada, informes médicos y un seguro de viajes.

Ropa


Si sois amantes de los taconazos debéis saber que los cambios hormonales hacen los ligamentos más elásticos y tenéis más riesgo de sufrir esguinces que te pueden fastidiar el viaje. Así, por norma general las embarazadas suelen decantarse por usar zapatos planos y más amplios de lo habitual ya que los pies durante las tardes tienen una tendencia natural muy pronunciada a hincharse, sobre todo si durante el día habéis estado muchas horas de pie o andando. Tanto las faldas como los vaqueros y pantalones deben de tener una cintura adaptada al crecimiento de vuestro útero de forma que no se os clave y moleste. En definitiva, y sin perder el glamour, ir lo más cómodas que podáis.

Salud de la viajera embarazada


Botiquín para viajar embarazada


La única persona que puede determinar el botiquín qué vais a llevar para el viaje es vuestro Ginecólogo por lo que únicamente incluir aquellos medicamentos que él os autorice tomar. Ni la vecina, ni la prima ni la bloguera de viajes os pueden decir que medicamentos podéis tomar con la seguridad de que no traspasarán la barrera placentaria y afectarán a vuestro bebé.

Tener en cuenta que existen ya medicamentos que tomados en cantidades mínimas está comprobado que no causan problemas al feto, pero otros aún no se sabe el alcance de afectación que pueden tener (esto ocurre en la mayoría de medicamentos ya que no es ético realizar estudios para conocerlos, en algunos se conocen datos debido a que ha habido que usarlos en enfermedades graves de la madre cuyos riesgos eran más grandes que el posible daño en el gestante). En el período del primer trimestre es cuando más cuidado hay que tener ya que el bebé está en formación de los órganos y es donde se pueden producir malformaciones más graves.

En mi caso el ginecólogo me recomendó llevar:

  • Vitaminas: El indispensable ácido fólico
  • Protector gástrico: Ranitidina
  • Calmante: Paracetamol
  • Antibiótico: Amoxicilina Clavulánico
  • Antiemético: Kariban

FIN

Diabetes Gestacional en la viajera embarazada


El embarazo supone una sobrecarga para el metabolismo y en muchas mujeres aparece la diabetes gestacional, por lo que el cuidado de la dieta se hace mucho más importante de lo habitual, y en muchos casos con esto es suficiente para tener un buen control de los niveles de glucemia, en otros casos hay que recurrir a la insulina, durante el embarazo no se pueden tomar antidiabéticos orales por que como se ha explicado antes, no hay estudios para conocer su seguridad.

¿Y por qué es tan importante el control de los niveles de azúcar durante la gestación?


Pues porque si el control es malo, el bebé puede coger mucho peso y esto al final del embarazo genera un riesgo importante en el momento del parto con la aparición de complicaciones y en muchos casos desencadenar en la realización de cesáreas.

¿En que afecta la diabetes gestacional a la viajera embarazada?


Básicamente en que la alimentación deberá de ser mucho más cuidada durante el viaje y en que deberá de llevar una medicación especial siempre consigo. Un glucómetro, tiras de glucemia, lancetas, jeringas de insulina y viales de insulina serán elementos necesarios incluir en el botiquín de mano.

Al ser objetos punzantes las lancetas y las jeringas de insulina necesitareis un informe especial del ginecólogo que os permita pasarlo por el control de seguridad de los aeropuertos. También tendréis que llevar un contenedor pequeño para objetos punzantes con el objeto de desechar las lancetas y jeringas usadas durante el viaje. En muchos aeropuertos he visto en los cuartos de baño estos contenedores pero no es un elemento extendido a nivel mundial.

Seguro de viaje para embarazadas


Nosotros siempre recomendamos al viajar con niños y bebés llevar un seguro de viaje que tenga amplia cobertura sanitaria. Pues esta recomendación es extensible a hacerlo embarazada. De hecho si os da tranquilidad, podéis hablar con vuestro seguro de viajes habitual y preguntarle por hospitales y clínicas en los cuales tendréis cobertura sanitaria que estén cerca de la zona a la que vais a viajar.

Alimentación para la viajera embarazada


  • Nunca tomar alimentos crudos (jamás de los jamases)
  • Evitar embutidos
  • La fruta pelarla vosotras mismas
  • Evitar comer en puestos callejeros, que lo mismo tienen más higiene que los restaurantes pero ¿vais a asumir ese riesgo
  • Evitar ensaladas (aunque tengan pocas calorías), no sabéis con qué agua están lavadas y así evitáis riesgo de infecciones.
  • Las botellas de agua mineral os las deben de abrir delante de vosotros, para evitar el rellenado de las botellas con agua del grifo.

En definitiva, si estas medidas de por sí hay que hacerlas siempre en todo viaje, durante la gestación aún es más importante.

Toxoplasmosis


Es un parásito que se puede encontrar en los gatos y en la tierra, en nuestro medio los animales suelen estar bien cuidados, por lo que en un porcentaje muy alto de mujeres no suelen tener anticuerpos contra este parásito.

La toxoplasmosis en los adultos cursa como un proceso vírico leve, pero en la gestación tiene efectos catastróficos, pudiendo producir abortos o graves malformaciones fetales.

¿Qué cuidados debe de tener una viajera embarazada frente a la Toxoplasmosis?


Si el destino es un país con bajo nivel higiénico es necesario extremar las precauciones respecto al consumo de determinados alimentos y a la interacción con los gatos.

Se debe evitar el consumo de alimentos como jamón y embutidos derivados del cerdo, ya que el proceso de curación no garantiza la eliminación del parásito, tampoco el congelado casero lo elimina (descartar la idea de congelar jamón serrano varios días para matar al toxoplasma porque no es efectivo, necesita de una congelación industrial). Estos alimentos si se podrán consumir siempre que estén cocinados.

Y si ves un lindo gatito…correr!!! Nada de acariciarlo y juguetear con él.

Volar embarazada


El Ginecólogo ya te dijo que puedes llevar una vida normal y no te contraindicó el viaje. En Sanidad Exterior te informaron de todo y has decidido emprender el viaje. Pero ahora te asaltan las siguientes dudas: ¿Se puede volar embarazada? ¿Hasta cuantos meses de embarazo se puede viajar en avión?

Al igual que ocurre con las medidas de las maletas de mano, cada compañía aérea tiene sus normas referentes a volar embarazada en sus cabinas.

En el caso de Iberia, te dejan volar con ellos sin problemas hasta las 28 semanas del embarazo. A partir de esta fecha, Iberia exige una autorización médica específica de que puedes volar y a partir de las 36 semanas ya no te deja subir al avión (32 en caso de embarazo múltiple) por el riesgo que existe de parto.

Si necesitas volar tras el parto, Iberia permite hacerlo una semana después de este.

Puedes ampliar información sobre las recomendaciones que Iberia da a las embarazadas que vuelan con ellos en la siguiente dirección y en esta infografía de Skyscanner encontrarás información sobre las restricciones de volar embarazada según la aerolínea

Como recomendación para volar embarazada, lo mejor es que consultéis directamente con la aerolínea sus normas ya que la información puede haber sido actualizada.


Duración del vuelo para embarazadas


Esto es algo que depende mucho del desarrollo de cada embarazo que ya sabéis que es muy diferente de una mujer a otra e incluso una misma mujer puede tener dos embarazos muy diferentes en cuanto a síntomas.

Volar embarazada para mí no fue nada cómodo y sobre todo hacerlo en low cost, os lo digo tras la experiencia de los 5 vuelos que cogí durante el primer trimestre con la compañía aérea Norwegian para el viaje a Laponia y Cabo Norte. La duración máxima que llegué a estar en el aire fue de 5 horas y se me hicieron eternas…una simple turbulencia que normalmente me deja dormida, me suponía molestias por lo que tras esa experiencia, no me hubiera planteado nunca un vuelo de 8-10 horas. Ya depende de cómo os encontréis físicamente cada una pero en mi caso tenía claro que pasado el segundo trimestre no pensaba viajar más y mucho menos me planteé un vuelo de tantas horas en mi estado gestacional. No creo que lo hubiera aguantado.

Algunos consejos para volar embarazada


Debido a la compresión del bebé sobre el retorno venoso de las piernas, aumenta el riesgo del tan temido síndrome de la clase turista, que es la posible formación de trombos en las venas de las piernas debido a la inmovilidad, por lo que es muy importante durante el vuelo quitarse los zapatos, realizar ejercicios continuamente, dar paseos y si es posible evitar vuelos prolongados.

Ropa holgada, zapatos muy amplios y pantalones especiales de embarazada que no opriman vuestro útero os ayudarán a estar algo más confortables durante el vuelo.

No olvidéis de llevar en el equipaje de mano abundante agua para hidrataros, piezas de fruta, frutos secos, alimentos que os suban el azúcar en el caso de que padezcáis hipoglucemias, la medicación necesaria y toda vuestra documentación…nunca se sabe cuando os puede hacer falta.

Volar embarazada durante el primer trimestre


La elección de asiento próxima a los baños es crucial. Durante el primer trimestre las molestias abdominales son síntomas comunes en la mayoría de las mujeres, las cuales se ven a veces acompañadas de náuseas y vómitos por lo que tener cerca el baño durante el vuelo será una buena opción. Lo único malo es los olores y efluvios de este. Es por todos sabido del gran “superpoder” que se produce durante el embarazo desarrollando hasta límites insospechados el olfato, lo cual puede generar aún más náuseas…valorar vosotras mismas si os merece la pena estar cerca del baño por el tema de los vómitos o alejada de este por los olores.

Otro problemilla durante los vuelos en el primer trimestre es la capacidad de la vejiga urinaria. Al comenzar la expansión uterina, la vejiga se ve presionada y os hará levantaros mil veces para ir a aliviarla por lo que estar cerca del baño os salvará de algún apuro.

Volar embarazada durante el segundo trimestre


Las náuseas en la mayoría de mujeres han cedido y la vejiga no envía los estímulos de “vete corriendo al baño” cada 5 minutos por lo que podéis elegir sentaros más alejadas del wc. En este trimestre la barriguita ya abulta, vuestras caderas han comenzado a ensancharse por lo que es posible que el cinturón de seguridad del avión os quede algo más apretado y justo. Consultar con la azafata en caso de que os oprima, la posibilidad de daros un extensor de cinturón de seguridad. Seguro que no tiene el menor inconveniente de facilitaros uno.

Consejos para viajar y volar embarazada

Volar embarazada durante el tercer trimestre


Durante el tercer trimestre la pesadez es algo ya patente en la viajera embarazada por lo que si no es estrictamente necesario por motivos laborales o familiares volar embarazada, es mejor evitar este método de transporte.

En el caso de que necesitéis usarlo, lo de llevar zapatos muy amplios, descalzaros nada más entrar en el avión y estirar las piernas todo lo que podáis se hace ley. Y una vez en destino iros directas a descansar las piernas poniéndolas en alto.

En este trimestre el cinturón de seguridad extra no es una opción sino más bien una necesidad debido al enorme perímetro abdominal alcanzado por vuestra giganto-barriga. No dudéis en solicitárselo a la azafata.

Tener en cuenta también que en la mayoría de las compañías aéreas te permiten volar embarazada sin problemas hasta la semana 28. A partir de esta te exigen certificado médico y en la 35-36 directamente te prohíben volar con ellos por el riesgo de parto (antes si llevas dos o más bollitos en el horno).

Viajar en coche embarazada


Si ya comentábamos la importancia de usar en los viajes con niños por el mundo de los sistema de retención infantil disponibles en el mercado (hoy en día los únicos que existen son el Trunki y el Mifold) para viajar en coche embarazada tanto aquí como en Pekin necesitareis Sistema de retención de embarazadas. Este sistema de cinturón para embarazadas consiste en una base almohadillada y un extensor que coloca la altura del cinturón de seguridad en las piernas, evitando que en caso de accidente, la presión recaiga sobre vuestro incipiente útero e impidiendo que se ocasionen daños al bebé.

Si se recomienda de normal para todo trayecto en coche parar cada dos horas, estando embarazada esa recomendación es fundamental. Aprovechar esas paradas para estirar las piernas, hidrataros e ir al baño antes de proseguir la ruta.

Destinos para viajar embarazada


Tema peliagudo porque depende mucho de cada persona y de los riesgos que esté dispuesto a asumir. En mi caso durante el primer trimestre teníamos ya programado un viaje por el norte de Europa para llevar a Helia a ver a Papá Noel en Rovaniemi. Esta zona se encuentra libre de enfermedades infecciosas según la OMS por lo que contratando un seguro de viajes y llevando la documentación necesaria emprendimos el viaje.

El siguiente viaje ya se mostró más complicado sobre todo en cuanto a la elección de destino. Queríamos playa y calor y el Caribe se mostraba como el mejor pero al desplegar el mapa de enfermedades infecciosas mi gozo quedó en un pozo. El Caribe presenta en la inmensa mayoría de sus países un riesgo elevado de Malaria y de contagio por el Mosquito Zica (en esta enfermedad infecciosa precisamente la infección produce lesiones neurológicas al bebé). En otras circunstancias no hubiera supuesto un problema ya que llevando la profilaxis adecuada y teniendo unas buenas medidas hubiéramos podido viajar, pero estando embarazada y con la limitación tan grande que existe en la ingesta de medicación, no era un destino viable por lo que rápidamente lo tuvimos que descartar como opción.

El Caribe tendrá que esperar...

Si llegamos a encontrar un destino idóneo de playa con ausencia total de mosquitos contagiosos: Seychelles actualmente está libre de enfermedades. La no elección de este destino fue en base a otras circunstancias, pero si estáis embarazados y queréis playas valorarlo como una buena opción.

En definitiva, valorar cada destino (y sus posibles enfermedades infecciosas) con lupa descartando aquellos que os suponga una exposición innecesaria a vosotras y al feto…porque a resumidas cuentas…el Caribe siempre estará ahí y el embarazo solo dura máximo 42 semanas!

En todo caso, se puede y debe consultar siempre con Sanidad Exterior los destinos elegidos para conocer los riesgos existentes y las medidas de prevención adecuadas.

  • Déjate mimar y mímate

Si el viaje que vas a realizar embarazada es por placer es un momento idóneo para dejarte mimar. Un hotel que cuente en sus instalaciones con Spa o piscina climatizada donde relajar tus hinchados pies tras las caminatas y los largos días será un lujo que apreciaras muchísimo.


Hasta aquí esta pequeña guía con consejos y recomendaciones para viajar y volar embarazada y después os invitamos a pasaros por nuestras secciones de viajar con bebe y viajar con niños…porque con una buena organización y unas precauciones adecuadas, casi cualquier momento de la vida es estupendo para recorrer el mundo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por pasaros por aquí!