2

El Kremlin de Moscú y la Plaza de las Catedrales

Junto a la histórica Plaza Roja se sitúa una muralla rojiza que en sus más de dos kilómetros de largo, encierra en su interior el Kremlin. Antaño residencia de zares, su conjunto arquitectónico está compuesto por palacios y doradas catedrales. La visita al Kremlin de Moscú y sus catedrales es una parada obligatoria en todo viaje a Rusia, y es que es difícil imaginar como un lugar icono del gobierno de la Unión Soviética puede albergar en su interior tanta belleza como la que encontramos en la Plaza de las Catedrales.

El Kremlin de Moscú y sus catedrales

HORARIOS Y PRECIOS PARA VISITAR EL KREMLIN DE MOSCÚ


HORARIOS


Abierto desde las 10 hasta las 18 horas. Cierra los jueves.

La venta de entradas se realiza en la oficina que se encuentra en los Jardines Alexander desde las 09:00 hasta las 17:00

PRECIOS


Existen dos tipos de entrada para visitar los museos del Kremlin:

  1. La Plaza de las Catedrales
  2. La Armería (cupo de entradas limitado al día)

Nosotros por falta de tiempo nos decantamos sólo por la entrada para visitar las catedrales. Había varias ventanillas y por suerte no demasiada fila a primera hora de la mañana (llegamos a las 9:30).

Lo que si observamos es como las taquillas en las cuales se cambiaba la entrada comprada por internet estaban vacías, por lo que os recomendamos esta segunda opción: comprar las entradas para las catedrales del Kremlin por internet y luego cambiarlas por el ticket de acceso.

Precio de la entrada para la Plaza de las Catedrales: 500 rublos. Te dan un plano del Kremlin indicándote todos los lugares interesantes para visitar.

Comprar los tickets online para el Kremlin de Moscu

Jardines Alexander

COMO LLEGAR AL KREMLIN DE MOSCÚ



Como siempre recomendamos en Moscú, lo mejor es ir en metro. Parada: Ploshchad Revolutcii Площадь Революции (LINEA 3 AZUL).

Saldréis detrás de los Almacenes Gum por lo que tendréis que rodearlos y acceder a la Plaza Roja por la Catedral de Kazan y del Museo Estatal de Historia. Sin entrar en la Plaza Roja, bajar a mano derecha y luego subir a mano izquierda y llegareis a la Tumba del Soldado Desconocido, entrando en los jardines Alexander, cerca se encuentra la oficina de venta de tickets para el Kremlin. Una vez comprada la entrada, la aventura no termina aquí.

Veréis una interminable fila en las escaleras de acceso a la Torre Kutafiya, pues bien, si viajáis con niños no tendréis que ir por ahí. A nosotros nos hicieron rodear el puente y acceder por la zona de empleados. A Helia y a mí nos pasaron directamente hacia el control de seguridad. A Paco lo condujeron a las escaleras pero no tuvo que esperar demasiado para entrar.

UN POCO DE HISTORIA DEL KREMLIN DE MOSCÚ…


El Kremlin de Moscú es una pequeña ciudadela compuesta por cuatro palacios y cuatro catedrales delimitados por una muralla de más de 2 kilómetros. En ella, 19 torres vigilan el perímetro.

Construido durante el Siglo XIV, sirvió como residencia de príncipes y familias reales hasta el Siglo XX, erigiéndose desde 1918 como sede del gobierno soviético.

Desde 1990 forma parte del Patrimonio de la Humanidad y no es para menos. Actualmente se pueden visitar en su interior las catedrales, la armería y el arsenal, estando prohibido el acceso a las residencias oficiales del presidente de la Federación Rusa entre otros lugares civiles.

Torre de el Salvador en la Muralla del Kremlin

NUESTRA VISITA AL KREMLIN Y SUS CATEDRALES


Emocionados, pasamos rápidamente por la Plaza Roja contemplando en la distancia la impresionante Catedral de San Basilio, pero el tiempo se nos echaba encima y queríamos entrar lo antes posible al Kremlin, no fuera a ser que el oscuro cielo hiciera caer el diluvio universal sobre nosotros en un momento tan esperado.

Tras pasar por la tumba del soldado desconocido y comprar las entradas para el Kremlin, buscamos rápidamente el acceso. Una señora amablemente nos indicó que no hiciéramos fila junto a las decenas de visitantes que se agolpaban en las escaleras y que accediéramos por detrás.

El señor que vigilaba esa zona pasó a Vero y a Helia por la puerta de acceso del personal y a mí me invitó a entrar por la escalera principal.

Una vez pasado el control de seguridad y entrando por la Torre de la Trinidad, comenzó a llover, ya éramos conscientes de que tendríamos que visitar el Kremlin bajo la lluvia.

Cupulas de las Catedrales en el Kremlin de Moscú

Sin muchas indicaciones e intentando descifrar nuestra geolocalización en el mapa que nos habían facilitado bajo la lluvia, hicimos lo típico de seguir los pasos de los grupos y fue ahí cuando accedimos de pleno a la Plaza de las Catedrales del Kremlin, un lugar soberbio e impactante donde los haya.

En el interior de la Plaza de las Catedrales pudimos deleitarnos con la visión de sus cuatro joyas:

La Catedral de la Dormición


Catedral de la Dormición

La Catedral de la Anunciación


Catedral de la Anunciación

La Catedral del Arcángel


La Iglesia de la Depocisición del Manto de la virgen


Iglesia de la Depocisión del Manto de la Virgen

No nos dejaron visitar su interior ya que se estaba celebrando una misa en su interior.

En el interior de todas ellas no se permite hacer fotografías, norma que respetamos escrupulosamente. La decoración que apreciamos en las catedrales de Dormición, Anunciación y Arcángel era profusa y recargada. Nos llamó la atención que en todas ellas, las ventanas al exterior eran extremadamente pequeñas, posiblemente, para no dejar escapar el calor en los duros inviernos rusos. Contaban con cúpulas altas y oscuras, siendo difícil apreciar las pinturas.

Fuera de la Plaza de las Catedrales se encontraba el cañón del Zar, enorme con unas balas que a lo mejor no mataban al enemigo pero asustarlo y dejarlo sordo seguro y la Campana del Zar, también de gran tamaño, en cobre y que tenía un gran trozo roto, lo que permitía apreciar claramente su grosor.

Campana del Zar

La lluvia apretaba pero no queríamos irnos sin ver los famosos Jardines Secretos del Kremlin.

Con un cuidado milimétrico, quizás con otro clima más benévolo hubiera sido muy agradable pasear por ellos.

Jardines secretos del Kremlin

Decidimos poner punto final a nuestra visita cuando ya ni bajo los árboles nos perdonaba la lluvia, salimos por la Torre del Salvador topándonos de frente con la Catedral de San Basilio, una joya de color que ni la lluvia deslucía.

Paco y Helia tras salir por la Torre del Salvador

Y esta fue nuestra visita al Kremlin de Moscú y sus catedrales, un momento que llevábamos años esperando y que aunque pasado por mucha agua, no consiguió restarnos emoción de por fin, cumplir un sueño viajero.

Otros relatos de Rusia:
Mercado de Izmailovo
Museo de la Cosmonautica

2 comentarios :

  1. salvadorpedreno@hotmail.com12/7/16 11:09 p. m.

    Gracias de antemano por vuestro diario de Rusia ,que consejos tan buenos,tengo una duda a ver si me la podeis aclarar ,voy a visitar Moscu y San Petesburgo este proximo mes de Agosto, viajare con mi mujer y mi hija de 12 años,como los menores no pagan en el kremlin, Hermitage y los palacios de Peterhof y Catalina queria saber si puedo sacar las entradas para mi y mi mujer en la web y si la entrada para mi hija me la dan en las taquillas donde se canjean las compradas por internet o tengo que ir a las taquillas de venta normal ,es por ahorrar tiempo y ahorrarme las colas, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Salvador. Lo de que los niños no pagan donde lo has leido? Has consultado su web oficial? Ante la duda yo te diria que les escribieras un email y les preguntaras porque evidentemente, es mejor sacar las entradas por internet. De hecho para Hermitage, Catalina y Peterhof o lo haces asi o no lo visitas. Nuestra hija contaba con 3 años y creo recordar que no pago pero con 12 no te puedo decir. Saludos y buen viaje!

      Eliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí!