0

Avistamiento de ballenas francas en Sudáfrica

En las frías aguas sudafricanas, no solo el gran blanco tiene su territorio marcado. De Abril a Noviembre es posible avistar ballenas francas a lo largo de la costa sudafricana. A tan solo hora y media de Ciudad del Cabo, en el puerto del pueblo de Hermanus, varias empresas ofrecen la experiencia de surcar las aguas en busca del deseado encuentro con este gran cetáceo. Os contamos nuestra experiencia viendo (a lo lejos) las ballenas francas en Hermanus.

Avistamiento de ballenas francas en Sudáfrica

BALLENA FRANCA AUSTRAL


Como todas las ballenas, la austral no se libra de encontrarse en peligro de extinción debido a la caza indiscriminada que los humanos han realizado de esta especie.

Existen dos tipos de ballenas francas, las que surcan el hemisferio norte y las del sur. Estas dos especies no llegan a juntarse debido a la frontera infranqueable que las cálidas aguas ecuatorianas ejercen. Pueden llegar a alcanzar los 16 metros de longitud y aunque la ballena franca austral se deja ver más en la Península de Valdés durante su apareamiento, en la costa sudafricana próxima a la localidad de Hermanus, asoman y saltan desde abril a noviembre.

Ballena franca austral saltando frente a la costa de Hermanus

AVISTAMIENTO DE BALLENAS FRANCAS EN HERMANUS


Al igual que el resto de nuestro viaje a Sudáfrica. El avistamiento de Ballenas francas en Hermanus lo reservamos con meses de antelación. El precio de todas las empresas con las que contactamos era prácticamente el mismo por lo cual nos decidimos por aquella que tenía mejores reviews en Trip Advisor y que disponía de barcos más pequeños.

La empresa en cuestión fue Southern Right Charters y el precio que nos dió fue de Adultos 700 y niños 350.

Al igual que el tiburón blanco de Gansbaii, nos tenían que enviar un email para reconfirmar si el barco podría salir. Íbamos ya de camino a Hermanus procedentes de Ciudad del Cabo, cuando el correo nos dejó a todos chof: el barco no saldría debido a la agitación del mar.

Aleta de ballena franca austral

Contrariados, buscamos rápidamente vía internet otra empresa que nos diera el paseo, diciéndonos todas lo mismo: ese día no había barcos!.

Al llegar a Hermanus no quisimos desistir en el intento y nos personamos en las oficinas de Southern Right Charters. Nos dijeron exactamente lo mismo que por email. Pensando una opción para no perder la oportunidad de ver a la gran ballena franca, les dijimos que tras la excursión con el gran blanco al día siguiente y de regreso a Ciudad del Cabo, podríamos volver a parar en Hermanus para realizarla. Su respuesta ya nos dejó K.O.: Era imposible ya que tenían todas las plazas reservadas.

Y aquí va lo que algunos calificareis de pataleta: Si un día anulan ¿Por qué no intentan recolocar a los pasajeros al día siguiente? Tan difícil era poner más horarios en el barco?

Sin planes para esa tarde, la luz se encendió cuando a Alba se le ocurrió que podríamos acercarnos a la cercana colonia de pingüinos de Bettys Bay. La idea no pudo ser mejor y la experiencia inolvidable.

Al día siguiente y tal y como habíamos planeado, volvimos a parar en Hermanus para ver si algún barco se apiadaba de las 7 almas que querían ver ballenas.

Paco y Joan fueron preguntando por el puerto y zasca! Por fin una empresa dijo de llevarnos.

Un par de ballenas

La experiencia no es que fuera ni mucho menos como la imaginábamos: un gran barco, atestado de gente y extremadamente lento. Alguna ballena sí que vimos, incluso dos, quitándonos el gusanillo viajero de la frustración, pero la experiencia no estuvo ni mucho menos a la altura de la descarga adrenérgica que nos había dado con el gran blanco.

Avistamiento de Ballenas francas en Sudáfrica

Las fotos que os mostramos en el artículo están tomadas con un objetivo gran focal, al que añadí un duplicador y además he tenido que recortar para que se viera algo más que mar. Os podéis hacer una idea de la distancia a la que se encontraban las ballenas.

Avistamiento de ballenas francas en Sudáfrica

Finalizada la excursión pusimos rumbo en nuestra flamante van rosa a Ciudad del Cabo.

La empresa con la que finalmente realizamos la excursión fue con Hermanus Whale Cruises.

Precios: 700 Adultos y niños menores de 5 años gratis.

Os dejo otras dos más a las que consulté vía email y que realizan recorridos en barco para ver ballenas australes en Hermanus:

Percy tours Day Tours

Hermanus Whale Wahtchers

Avistamiento de ballenas francas en Sudáfrica

Algunos consejos para ver Ballenas en Hermanus


Mareos


A diferencia del barco del gran blanco, este en el que fuimos al ser de mayor tonelaje apenas notaba la embestida del oleaje en su casco por lo que nos nos mareamos nada, quizás también porque el día había sido muy marítimo y ya nos habíamos acostumbrado al vaivén de las olas.

Prismáticos


Si como nosotros tenéis la suerte de verlas a lo lejos, lo mejor es que los mismos prismáticos que habéis metido en la maleta para ver los leopardos de Kruger, los uséis para intentar ver las ballenas australes.

Snacks


No es necesario que llevéis ya que tras la hora de rigor viendo ballenas cuando el barco pone rumbo de nuevo al puerto, reparten unos refrescos y unas patatas fritas que entraron divinamente.

DONDE DORMIR EN HERMANUS


Una de las mejores opciones en cuanto a calidad-precio para dormir en Hermanus es el lodge Whale Coast. Con un precio que no sobrepasa al cambio los 35 euros, dispone de amplias y cómodas habitaciones para toda la familia. No sirven desayunos pero tienen a disposición de los huéspedes una cocina completamente equipada para preparar desde un tentempié hasta un potente almuerzo. Tiene varias plazas de aparcamiento en la misma puerta. Como único punto negativo del Whale Coast Lodge es destacable lo increíblemente bordes que son las recepcionistas, ya sea por email como en persona, sus contestaciones suelen ser bastante secas.

Llegamos pronto el día de la reserva (sobre las 12 horas) y dando por supuesto que era imposible hacer check in a esa hora, les pedimos amablemente que nos guardaran el equipaje para no pasear por Hermanus cargados de maletas. Se negaron aludiendo que no tenían ningún sitio donde guardarlas y dicho esto nos cerró la puerta en nuestras narices. Menos mal que las habitaciones están escandalosamente bien y el precio es increíble que si no iba a regresar su tía allí.

La reserva la realizamos a través de la web de booking.

Whale Coast Lodge Hotel en Hermanus


DONDE COMER EN HERMANUS


  • Nota: Fuimos invitados por la Oficina de Turismo de Sudáfrica en ambos restaurantes. Los precios mostrados son reales

Bientangs Cave


Marine Dr, Hermanus, 7200

Con una terraza espectacular desde la cual con un poco de suerte pueden verse ballenas australes, este restaurante con vertiginoso acceso, ofrece platos repletos de frutos del mar, ensaladas y deliciosos smoothies. Por unos 300 ZAR por persona (unos 20 euros) se puede degustar bebida, primero, segundo y postre.

Espectacular vistas de Bientangs Cave

Calamares al sol

The Burgundy


Intimo y cálido restaurante con salones privados, que pueden ser considerado sin duda alguna los reyes del mejillón ¡qué forma de cocinarlos!

Cenamos a la luz de las velas todo tipo de delicias que contaban con una presentación exquisita. Uno de los mejores banquetes que nos dimos en Sudfrica sin duda alguna. El precio medio del menú (bebida, primero, segundo y postre) es de 350 ZAR (25 euros).

Salón The Burgundy

Off Topic

Cuando se está de vacaciones, aparte de dejarse en casa uno el estrés, a veces piensa que se ha dejado también otro tipo de cosas más molestas o al menos eso fue lo que debí de pensar yo de mi horrorosa e incipiente alergia alimentaria a las gambas. Digo horrorosa porque ya solo me faltaba ser alérgica al Jamón de Jabugo para que la desdicha culinaria fuera completa.

El causante de mi alergia

Esa noche en The Burgundy dí buena cuenta de los frutos del mar que nos ofrecieron, unas deliciosas gambas tigres exquisitamente cocinadas fueron el detonante de mi aletargada alergia. De vuelta a al hotel comencé con picor irrefrenable en el cuero cabelludo, conforme iba pasando el tiempo, se extendió por todo el cuerpo y me vi plagada de ronchones. Tras varias dosis de corticoides orales y antihistamínicos conseguí que el cuadro alérgico no se extendiera más y remitiera permitiéndome dormir. Desde ese momento, langosta, langostinos, gambas, gambones y toda su familia quedan exentos para siempre de mis platos viajeros.

Avistamiento de Ballenas francas en Sudáfrica

Ver ballenas en Hermanus no supuso la experiencia con la que nosotros soñábamos, porque uno piensa que el gran cetáceo va a saltar a cámara lenta para que nuestra cámara capte a la perfección su silueta. A pesar de todo, es una experiencia que siempre merece la pena ya que por desgracia….nunca se sabe cuándo será el último salto del casi extinto cetáceo.

También os puede interesar:
Cachalotes de Nueva Zelanda

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por pasaros por aquí!