4

Gamboa Rainforest Resort y Lago Gatún en Panamá

Ubicado en las orillas del Lago Gatún e integrado en el Parque Nacional Soberanía, el hotel Gamboa Rainforest Resort disfruta de un enclave único rodeado de una naturaleza exuberante y a tan solo 25 kms de Panamá. Entre su infinidad de actividades que te llevarán a descubrir esta rica zona que combina naturaleza con historia, destacan sus aventuras por Aire, Tierra y Mar con privilegiadas vistas al Canal de Panamá. Os mostramos nuestra visita a Gamboa Rainforest Resort montando en teleférico, recorriendo sus laboratorios naturales y partiendo en expedición por el Lago artificial de Gatún entre buques mercantes.

Gamboa Rainforest Resort y Lago Gatún en Panamá

Gamboa Rainforest Resort


Costando un mínimo de 120 dólares la noche, Gamboa Rainforest Resort es un exclusivo hotel ubicado en el Canal de Panamá. En él se pueden contratar muchas actividades que van desde la visita a la cercana tribu de los Emberas hasta la exploración de remotos senderos en el Parque Nacional de Soberanía. Desde su recepción parten los minibuses que llevan a los diferentes puntos de actividades. Nada más entrar al hotel a mano izquierda se sitúa el mostrador de las excursiones. También es posible reservarlas por internet.

Actividades en Gamboa Rainforest Resort Panamá


Teleférico


Duración de 60 minutos. Precios: Adultos 42 $ Niños 21 $.
Los horarios van desde las 9 hasta las 15 h.

Laboratorios Naturales


Recorrido por 4 zonas: Ranario, Mariposario, vivero de orquídeas y Mercado Embera. Precios: Adultos 16 $ y Niños 8 $

Expedición por Lago Gatún


Paseo en bote por el Lago Gatún navegando por el Canal de Panamá. Precios: Adultos 37$ y niños 18$

Paquetes combinados


Existen combinaciones de todo tipo en Gamboa Rainforest Resort, el más asequible es el que combina Teleférico + Laboratorios Naturales (Adultos 53$ y Niños 26$).

Gamboa Rainforest Resort y Lago Gatún en Panamá

Aire, Tierra y Mar en Gamboa Rainforest Resort


Nuestro primer día visitando Panamá tenía como objetivo el área natural de Gamboa, en el Parque Nacional de Soberanía.

Agotados del duro regreso de 7 horas desde San Blas salimos del hotel hacia Gamboa. Por el camino pasamos junto a los límites de la prisión (Centro Penitenciario El Renacer) donde estuvo recluido el exdictador Manuel Noriega antes de que fuera llevado a su casa en régimen de prisión domiciliaria por problemas de salud (tumor cerebral).

También cruzamos por el Parque Nacional Summit, donde los americanos que construyeron el canal, probaron a intentar aclimatar especies de árboles de otros lugares del mundo como los árboles de Teca, zona que actualmente se encuentra protegida.

A la llegada a Gamboa, nuestro fantástico guía Gilberto se dirigió al mostrador de excursiones donde nos dió los recibos de estas y nos pegó la pegatina que indicaba nuestro recorrido por Aire, Tierra y Mar en Gamboa.

Mientras esperábamos que diera la hora para comenzar la triple experiencia, dimos una pequeña vuelta por las instalaciones del hotel: con el canal de Panamá de fondo, el lugar albergaba una enorme belleza natural.

Gilberto nos relató que cuando comenzaron las obras del canal y los franceses empezaron a enfermar por la fiebre amarilla, achacaron la enfermedad a unas hormigas. Para evitar las picaduras de estas, colocaron recipientes con agua alrededor de las camas creando el caldo de cultivo ideal para los mosquitos (calor, humanos y agua estancada).

Por Aire: Teleférico de Gamboa


A las 10:30 h nos recogió en la puerta del Hotel Gamboa un bus abierto pintado de safari. Nuestra primera parada y bajada fue en el Teleférico donde nos recibió una guía local. Hizo un grupo de visitantes de habla hispana y comenzó con las explicaciones sobre la vida silvestre que íbamos a ver en el dosel del bosque a bordo de la mayor góndola de Panamá.

Parque Nacional Soberanía desde la Góndola de Gamboa

Sobrevolando a 112 metros de altura la copas de los árboles, pudimos ver durante el recorrido una gran iguana descansando sobre la rama de un árbol, algunos termiteros y sobre todo, unas formaciones colgantes triangulares que parecen termiteros pero que en realidad eran colonias de hormigas las cuales establecen una relación simbiótica con los árboles: ellos les dan casa y alimento y ellas protección frente a otros enemigos. Estas hormigas rojas son agresivas y atacan a todo aquel que se atreve a tocar su árbol.

Hormigas en relación simbiotica en los arboles de Gamboa

A lo lejos, el río Chagres guardaba los límites de la próxima comunidad Embera.

Comunidad Embera

En la estación final nos bajamos, tras un minuto de caminata llegamos a la Torre de Observación. Subiendo por las suaves rampas nos encontramos con el premio gordo del día; una pareja de preciosos tucanes y a lo lejos, un precioso pájaro de múltiples colores además de decenas de gavilanes.

Pájaro de colores en Gamboa

Al final de la torre la vistas en esa plataforma eran alucinantes: el canal, el parque, el lago, la comunidad Embera…una perspectiva chulísima.

Volvimos a subir a la góndola y regresamos de nuevo a la base de la expedición. Allí otro bus de safari nos esperaba para la próxima parada.

Por Tierra: Laboratorios Naturales de Gamboa


La primera parada del recorrido terrestre se realizaba en el Ranario. Debido a un problema del sistema de riego, la mayoría de los pequeños y verdes miembros de la colonia de ranas, se encontraban en el centro del habitáculo resguardados del intenso calor del medio día.

Nuestra nueva guía nos explicó que las ranas en el ranario no eran venenosas ya que habían suprimido de su alimentación un determinado insecto que es el que hacía que produjeran veneno lo que no quitaba que aún mantuvieran sus intensos colores verdes de “peligro”.

Ranas Verdes en Gamboa

En el mariposario pudimos apreciar las especies de mariposas autóctonas y pudimos captar algunos momentos de copulación, ni en el mariposarío de Benalmádena las habíamos visto tan activas.

Momento copulación en el Mariposario

Siguiente parada en el vivero de orquídeas, ya el calor apretaba y a pesar de resultar muy interesantes las explicaciones de nuestra guía, hicimos una visita rápida deteniéndonos en la flor del Espíritu Santo (flor del país), la flor de Angelina Jolie y una curiosa orquídea que imitaba la forma de un insecto.

Morros de Angelina Jolie

Orquídeas imitando insectos

En la puerta del vivero se encontraba el mercado Embera, con artesanías y tallados de madera de la cercana tribu. Nos explicaron como realizaban las canastas de fibras a base de planta Nahuala y admiramos las máscaras de animales.

Este fue el punto y final de la exploración terrestre, nuestro transporte nos llevó directamente al restaurante.

Tras un buffet en el que lo único destacable eran las vistas al canal y el flan del postre, nos hidratamos lo suficiente como para aguantar la elevada temperatura que estaba alcanzando el día.

Fuimos andando varios metros hasta el muelle donde tomamos el transporte para nuestra siguiente aventura.

Por Mar: Expedición por Lago Gatún


El Lago Gatún


El Lago Gatún es un lago artificial construido para la navegación de barcos por el istmo de Panamá. Situado a 26 metros por encima del nivel del mar, alberga en sus orillas decenas de islas con una intensa vida silvestre donde los monos capuchinos, aulladores y cariblancos son la estrella.

Tras colocarnos nuestros chalecos salvavidas montamos en la lancha con nuestra guía y el resto de los pasajeros. Casi toda la comitiva estaba formada por un grupo de simpáticas señoras panameñas que amenizaron divinamente la navegación.

Nada más salir del puerto vimos una entretenida escena: un coche no había respetado la señal de stop del puente del canal y tuvo que recorrer todo el trayecto marcha atrás.

Canal de Panamá

Una vez pasado el puente e inmersos en el Canal pasamos junto a un enorme carguero de mercancías, una experiencia alucinante cuanto menos.

Carguero cruzando el Canal de Panamá

En este punto de la excursión y acelerando el motor el capitán para llegar a la zona de las islas donde se encontraban los monos aulladores y capuchinos la embarcación se paró. El joven (e inexperto) capitán, no paraba de revisar las hélices y los botones. En ese momento tenía que haber dado marcha atrás o solicitar otra embarcación ya que esta en la que íbamos, no funcionaba.

Poco a poco y perdiendo un tiempo vital llegamos a la zona donde se encontraban los monos aulladores a los cuales pudimos ver entre las hojas de los árboles.

Monos aulladores

La siguiente parada fue en la zona donde se encontraban los monos de cara blanca. Había dos embarcaciones recreativas más de empresas privadas las cuales estaban actuando de forma inconsciente: colocaban comida en la proa del barco para que los monos bajaran a comérsela y así los turistas pudieran fotografiarlos a gusto. Le dije a mi guía que me parecía muy mal el comportamiento de esos guías. Ella nos contó que por parte del Gobierno no estaba regulada adecuadamente la protección del medio ambiente y de estas especies, que entre los guías estaban muy enfadados por estos comportamientos pero que ellos no podían hacer nada más.

Monos cariblancos

Con la lancha en pésimo estado, regresamos al puerto dejando atrás garzas, gavilanes y otras especies de pájaros.

Sin duda esta excursión en un bote adecuado nos hubiera dejado mejor sabor de boca.

Aparte del Teleférico, el laboratorio natural y la expedición por el Lago Gatún, desde el Hotel Gamboa Rainforest se organizan también excursiones a la próxima comunidad Embera siempre bajo reserva.

La experiencia de nuestro día en Gamboa y en Lago Gatún nos pareció muy completa ya que pocas veces en la vida puede uno navegar por una maravilla de la ingeniería humana como es el Canal de Panamá teniendo ese paisaje natural tan bello.

  • Nota: Este artículo forma parte de la colaboración que hemos realizado con la Autoridad de Turismo de Panamá durante nuestro #panamaconniños. La opinión vertida es fruto de nuestra experiencia. Los precios mostrados son los reales del Hotel Gamboa.

4 comentarios :

  1. Que bonito!! me encanta tanta naturaleza :D :D un lugar mas para cuando regresemos a Panama ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo por la experiencia de navegar en lancha por el Canal de Panamá ya merece la pena ir a Gamboa! Y eso sin contar todo lo que se puede llegar a ver desde el Teleférico. Yo tengo claro que regresare a Panamá, nos ha enamorado a los tres!

      Eliminar
  2. Oye qué pasada de fotos!! qué maravilla la naturaleza! Aparte de que os tocara el barco chungo, me parece una muy buena experiencia....pasar por esa mole llena de contenedores debe ser alucinante. Muy buena entrada y gracias por especificar la colaboración, eso es lo que diferencia los blogs honestos de los que no lo son. Sigue así, es una muy buena seña de identidad. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta excursión fue bastante chula porque en un mismo día visitamos varias zonas interesantes. Para mi lo mejor de todo fue cruzar el Canal de Panamá aunque fuera en lancha. Muchas gracias por tus palabras Pepa, realizar una colaboración no debería nunca implicar mentir al lector. Un abrazo.

      Eliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí!