6

Lo mejor de Sri Lanka: la sincera sonrisa de su gente

Espectaculares parques naturales, bellísimos templos excavados en la roca y cálidos atardeceres nos sorprendieron en nuestro viaje por Sri Lanka. Aunque ninguno de ellos podía ser comparable en belleza con las sinceras sonrisas que sus gentes nos dedicaban. Es por eso que para nosotros lo mejor de Sri Lanka fue el afectuoso recibimiento que tuvimos en cada ciudad y cada pueblo. Con una amplia sonrisa y una taza de té, sus gentes nos hicieron enamorarnos de ese pequeño país.

Lo mejor de Sri Lanka: la sincera sonrisa de su gente

Recogiendo Caucho


Una parada en el camino nos llevó a este lugar donde una familia se dedicaba a recoger caucho de los árboles y tallar figuras en la madera. Mientras la mamá nos enseñaba el proceso de recogida, dos pares de grandes ojos nos espiaban desde un rincón. La madre las ánimo a que salieran a saludarnos. Dos pequeñas bellezas nos miraron con timidez y tras hablar un poco con ellas y preguntar por sus nombres y edades, nos dedicaron las sonrisas más bonitas del mundo.

La mama recogiendo Caucho

En las plantaciones de Té de Nuwara Eliya


La pequeña aldea que se encontraba a los pies de nuestro hotel nos dejó preciosas estampas. Los niños disfrutaban de juegos de pelota y risas tras una jornada escolar.

Juegos de pelota tras el colegio

Aprovechando ya el aire más fresco del atardecer, un señor se afanaba en regar su exhuberante huerto.

Mimando su huerto

La playa de Galle


Paseábamos por el fuerte de Galle cuando las vimos: un grupo de preciosas chicas disfrutando de un baño en el mar. Con sus saris puestos, sus largas y negras melenas brillaban bajo el sol.

Bañandose en Galle

En la orilla, un grupo de pescadores recogían sus vacías redes preparándolas para la próxima jornada que les esperaba.

Recogiendo las redes para la próxima jornada

Playas de Beruwala


Al sur de Colombo, una infinita línea de arena blanca y palmeras sirven de límite a uno de los mares más bravos en los que nos hemos bañado. Por la mañana se podía ver como el arte del paseo marítimo no es exclusivo de nuestras costas. Un grupo de señoras ataviadas con sus saris paseaban por una vacía playa ejercitando sus músculos.

Paseos marítimos por la mañana

Los manglares de Madu Ganga


El paseo en bote por los manglares nos dejo múltiples imágenes de sonrisas.

En un templo que se encontraba en el corazón de Madu Ganga, el profesor sonreía mientras el alumno escudriñaba atentamente a los curiosos turistas.

Profesor y alumno

Un grupo de jóvenes chapoteaban refrescándose de las altas temperaturas que hacía, disfrutando con juegos en el agua.

Refrescándose en el agua para soportar un caluroso día

Afanados en la pesca y con una postura que desafiaba todas las leyes de la gravedad, un grupo de pescadores lanzaban sus cañas esperando que algún pez despistado les sirviera de manjar esa noche.

Acróbatas pescadores

Y estos son algunos de los instantes que atesoramos en el corazón de aquel viaje, sinceras sonrisas que tenían la esencia de lo mejor de Sri Lanka.

6 comentarios :

  1. Precioso homenaje a las gentes de este pais increible.
    Me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Moni :) Me alegra mucho que te haya gustado. Al igual que tu, regresamos enamorado de ese país y sus gentes. Un abrazo

      Eliminar
  2. Preciosas fotos! En particular las de los pescadores. No sabía que allí también se recogía caucho. Hace tiempo había oído que esto se hacia en la amazania, pero pensaba que era cosa del pasado. Muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la zona de Ella es una practica muy común lo de recoger caucho. Muchas gracias :) Me alegra que te hayan gustado las fotos. Saludos

      Eliminar
  3. Nosotros no hemos estado en Sri Lanka, pero nos pasó lo mismo en Myanmar, lo mejor su gente.
    A pesar de lo poco que tienen o les falta una sonrisa con la que alegrarte el día.
    Será que no tienen que vivir con el stress con el que vivimos en occidente.
    Bonito articulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble Eskola, no siempre tener más da la felicidad. Me quedo con ese señor regando el huerto y sonriendo, es mi favorita después de la foto de las dos princesas :)

      Eliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí!