12

Museo Hermitage, el Palacio de Invierno de San Petersburgo

El Museo del Hermitage ubicado en el Palacio de Invierno en San Petersburgo, puede presumir no sólo de ser un espectacular lugar de largos pasillos recubiertos de oro y salones repletos de malaquita, sino de ser una de las mayores pinacotecas del mundo. Contando con una amplia colección de cuadros, pinturas y obras junto con unas fantásticas colecciones de esculturas romanas, griegas, grabados y más de 38.000 libros, hacen de la visita al Museo del Hermitage todo un "Must See" en la bella ciudad de San Petersburgo apta incluso para los públicos más menudos.

Museo Hermitage, el Palacio de Invierno de San Petersburgo

Caminar por las galerías y salones es mirar hacia el pasado más creativo de la humanidad donde momias y tablillas mesopotámicas con escritura cuneiforme se muestran junto a cuadros impresionistas y mosaicos romanos.

Museo Hermitage, el Palacio de Invierno de San Petersburgo

HORARIOS, PRECIOS Y COMO LLEGAR AL MUSEO DEL HERMITAGE



HORARIOS


De 10:30 a 18:00. Miércoles desde las 10:30 hasta las 21 horas. Cerrado los Lunes

Con motivo del cierre tardío de los miércoles, las filas que se forman en su perímetro son descomunales por lo que desaconsejamos ir a visitarlo este día.

PRECIOS


600 Rublos el adulto en la taquilla del Hermitage. 17,95$ si se realiza la compra de la entrada por internet. En el Museo del Hermitage, al igual que otros lugares de San Petersburgo, recomendamos realizar la compra de la entrada por internet a pesar de ser más cara. Si no lo realizáis, os expondréis a horas de fila para comprarla y una vez con ella en la mano, otra fila más, para acceder a su interior.

Podéis comprarlas aquí en su web.

DIRECCIÓN


2, Dvortsovaya Square

En la orilla del río Neva. No tiene pérdida.

El Museo del Hermitage visto desde el Rio Neva


UN POCO DE HISTORIA DEL PALACIO DE INVIERNO Y DEL MUSEO HERMITAGE


Catalina la Grande comenzó a comprar colecciones de cuadros, su primera adquisición fueron 225 obras de pintura holandesa y flamenca. Tanto le gustó adornar las paredes, que decoró el Palacio de Invierno con obras procedentes de toda Europa. Fue así como de su afición por el arte consiguió reunir la mayor colección privada de Europa.

Además, su pasión por el arte no se limitó sólo a pinturas impresionistas, adquiriendo esculturas romanas, griegas y renacentistas, dibujos, grabados y más de 38.000 libros.

Librería en el Hermitage

El Zar Alejandro I de Rusia siguió con la afición de comprar cuadros impresionistas y esculturas aumentando la colección privada.

No fue hasta 1852 que el Hermitage no adquirió el título de Museo Imperial de la mano del emperador Nicolás I de Rusia. Se abrió al público, construyéndose nuevas estancias para los cuadros y esculturas.

La historia posterior del Museo del Hermitage es apasionante, sobreviviendo a guerras mundiales y revoluciones. En todo momento se intentó que sus obras no fueran dañadas, enviándolas incluso en tren hasta los Urales.

Durante el asedio nazi de San Petersburgo, el museo del Hermitage dió refugio a 12.000 personas.

Hoy en día, el Museo del Hermitage prosigue en expansión constituyendo una de las mayores Pinacotecas del mundo.

Museo Hermitage, el Palacio de Invierno de San Petersburgo

Arquitectónicamente, el Palacio de Invierno fue residencia de los zares de Rusia hasta la revolución. Junto a él se fueron construyendo el Pequeño, el Viejo y el Teatro del Hermitage para dar cabida a todas las obras. Todos los edificios se encuentran conectados.

Justo en frente del Museo del Hermitage, se sitúa el Edificio del Estado Mayor construido en el siglo XIX.

Fuente: Wikipedia

Museo del Hermitage visto desde el Edificio del Estado Mayor

NUESTRA VISITA AL MUSEO DEL HERMITAGE


Advertidos ya por nuestro amigo Oscar, antes del viaje realizamos la compra de las entradas para el Museo del Hermitage.

Teniéndolo a tan solo 2 minutos de nuestro hotel en San Petersburgo, estuvimos tentados en un par de ocasiones en ir a visitarlo, pero finalmente decidimos que lo mejor era hacerlo a primera hora de la mañana.

Llegamos 15 minutos antes de que abrieran sus puertas, y ya la fila para comprar las entradas llegaba hasta casi al borde del edificio del Estado Mayor. Sin saber muy bien donde ponernos, encontramos una fila muy pequeña justo a la entrada, aunque de nada sirvió porque al abrir las puertas, la marabunta corrió al interior del Hermitage.

En la zona central de la entrada había una caseta blanca donde se leía “Internet” y allí nos pusimos junto a la taquilla. Cuando abrió la persiana, le entregamos a la señora el voucher de la compra enseñándole los pasaportes y nos dió las entradas.

Caminamos hacia el interior y al borde del acceso había otras dos filas para acceder. Es indiferente en la que os pongáis ya que las dos son para entrar al recinto.

Con varios minutos de retraso, abrieron las puertas, depositamos la mochila en consigna y procedimos a pasar el control de seguridad. En esta ocasión, sí nos permitieron llevar la silla de paseo de Helia (bien!!!) ya que existen ascensores que evitan tener que subir las escaleras.

Palacio de Invierno

Buscamos en el hall del Hermitage algún punto de información para que nos dieran un mapa que nos permitiera la exploración del lugar. El único que encontramos estaba en perfecto ruso.

Subimos hasta la segunda planta para comenzar allí la ruta. Al ser “casi” de los primeros en llegar, disponíamos de algunos minutos de ventaja para ver los salones en la paz que el silencio otorga.

Colecciones de cuadros de todos los estilos posibles llenaban de color las largas galerías.

A la belleza de estos, se le unía la intensa decoración del Palacio de Invierno con techos policromados y suelos de madera y mármol.

Techos policromados del Hermitage

Finalizando el recorrido por la primera planta, esa ventaja horaria había llegado al final estando las últimas salas atestadas de grupos siendo imposible disfrutar de la belleza de sus salones. Paco tuvo que darse de codazos con un grupo de japoneses con su Nikon en mano para poder realizar una foto con el móvil de un cuadro de Leonardo Da Vinci.

Un pavo real de oro articulado, algunas fuentes, la habitación Malaquita…ya era imposible caminar.

Galerias del Hermitage

Bajamos a la primera planta y realizamos una parada técnica de avituallamiento en la cafetería del Hermitage. Tras el merecido descanso pusimos rumbo a recorrer íntegra la primera planta. En ella se incluían las colecciones del Antiguo Egipto, esculturas griegas y romanas, China, Irán, India, Turquía …tenían su representación entre las obras, esculturas y ánforas junto con tablillas mesopotámicas del tercer milenio antes de Cristo….toda la historia de la humanidad concentrada en el Palacio de Invierno del Hermitage. Una recomendación: atentos a no disparar ni una sola foto con flash que os pueden dar una buena bronca, está prohibido para la conservación de las obras, a pesar de que no lo indiquen en ningún lado.

Sin duda, esas tablillas mesopotámicas de escritura cuneiforme fueron las que más nos gustaron e impactaron.

Finalizamos la visita increíblemente contentos por todo lo visto en el Museo del Hermitage.

MUSEO DEL HERMITAGE CON NIÑOS


En contra de lo que mucha gente se cree sobre la enemistad irreconciliable de niños-museos, Helia se lo pasó muy bien. Paco iba explicándole cuadros y esculturas. También le dimos el mapa “del tesoro” mientras recorríamos los salones y la desafiábamos a que encontrara la obra que salía en la foto. Un divertido juego con el cual Helia agudizaba sus sentidos buscando grifos, pavos reales y angelitos descarados con el culo al aire (que le hicieron mucha gracia).

También le gustaron las Momias “piratas” de Egipto, y al volver a casa recordaba una escultura de un león, que ella le puso el nombre de “león triste”, por la expresión que tenía.

Helia recorriendo el Museo del Hermitage con su Mapa del Tesoro

Si bien la visita al Palacio de Invierno ya justifica por sí sola la entrada al Museo del Hermitage, ni que decir tiene, que recorrer dos plantas cargadas de arte y cuadros dejará el mejor sabor de boca posible al recorrido. Si se dispone de muy poco tiempo en San Petersburgo nuestras dos recomendaciones son visitar el Hermitage y la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada.

También te puede interesar:
Palacio de Peterhof, paseando por los Jardines y Fuentes
Palacio de Catalina la Grande en Pushkin y el Salón de Ámbar
Museos del Mundo

12 comentarios :

  1. Qué bonito Vero. Me lo guardo para un futuro, gracias por compartirlo con nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David, me alegra mucho que te haya gustado. Rusia mola, incluyetelo en la lista ;)

      Eliminar
  2. Lo del mapa y la búsqueda es una idea estupenda!! Recursos de padres jeje
    Recorrer esos salones ha de ser impresionante.
    Sin duda, parece un Must del viaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tocaya hay que sacar ideas de debajo de las piedras para entretenerlos. De todas formas Helia lleva desde pequeña visitando museos y nunca se ha quejado :) El Hermitage es precioso, comparable con el Louvre añadiéndole que las obras y pinturas se encuentran en el Palacio de Verano. Gracias por pasarte por aquí! Besitos

      Eliminar
  3. Debe ser una maravilla caminar por esas salas tan majestuosas sin apenas gente! Tendremos en cuenta vuestras recomendaciones (compra online, madrugar, evitar los miércoles, etc) cuando viajemos a San Petersburgo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se yo que los Dinkis iréis el año que viene ;) Os aseguro que no os decepcionara el viaje a Rusia. Un abrazo chicos!

      Eliminar
  4. Un museo imprescindible a nivel mundial. Desde luego, obligatorio visitarlo si se está por allí. Una cosa, ¿Cuanto rato echa uno en el museo? medio día? mas? menos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge depende de el interés que tengas en las obras de arte y en los objetos arqueológicos. Nosotros con una niña de casi 4 años estuvimos 4 horas. Si hubiéramos ido hace 5 años seguro que pasamos el día entero. Existen pases para dos días completos de visitas. Aquello esta compuesto por una serie de palacios unidos, el Palacio de Invierno es solo el principal. Si vas a San Petersburgo no dudes en dedicarle un día completo a este impresionante museo. Saludos!!!

      Eliminar
  5. Precioso! mi madre estuvo hace unos años y siempre me recuerda lo bonito que este este museo. Así que me guardo el post, por que mi hermano el año que viene se va a San Petersburgo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegro muchísimo que te haya gustado. Esta pinacoteca es increíble, yo creo que es la más bonita del mundo :)

      Saludos y muchas gracias por pasaros por aquí.

      Eliminar
  6. Impresionante el museo; nosotros estuvimos hasta que nos echaron, tomamos un sandwiches allí dentro y a seguir, aun así me dejé tanto por ver que espero volver con tiempo y estar un par de días más, aunque eso por ahora me temo que tendrá que esperar. Me alegra que lo disfrutarais. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caliope para ratas de museos como vosotros y nosotros, la entrada de 48 horas es la ideal. si con decirte que le gusto hasta a la niña. Tanto oro, cuadros y extrañas figuras la tenían encantada.

      Lo único que su belleza tiene un precio, y esta masificado, cosa normal porque todo el mundo quiere disfrutar de su belleza.

      Muchas gracias por pasarte por aquí, un abrazo!

      Eliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí!