2

The Home Maldives, disfrutando del paraíso de Maldivas en Diffushi

Cálidas aguas de intensos tonos azulados y blanca arena coralina conforman uno de los espectáculos visuales más atrayentes para viajeros. Y es que Maldivas es un paraíso que hasta hace poco se reservaba solo a los más pudientes que se podían permitir el elevado precio de un resort. Suerte que hoy en día, la apertura de las islas locales al turismo en las Maldivas ofrece a los viajeros de bajos presupuestos las mismas playas a precios de escándalo. Y es así como Diffushi se convirtió en nuestro destino paradisiaco y The Home Maldives en nuestro hogar durante 9 días.

The Home Maldives, disfrutando del paraíso de Maldivas en Diffushi

La eleccion de isla local en Maldivas


Después del victorioso momento de la compra de los billetes de avión una sombra se cernía sobre mi cartera: dos adultos, un niño y un bebé en un resort en Maldivas?

Hace una década, Paco y yo estuvimos en Velidhu Island Resort, lo contratamos a través de la desaparecida empresa alemana E-Two-Travel y el precio fue de risa: 1650 euros los dos en todo incluido y con los hidroaviones también.

Pero ahora la cosa cambiaba y en el comienzo de la búsqueda hotelera me dí cuenta de que no conseguiría nada por debajo de los 2000 euros y eso sin traslados. En algunos alojamientos me pedían la cifra de 200$ por persona ida/vuelta en lancha rápida, Helia 150 y estos eran los precios más bajos que veía.

En esos momentos ya no me parecía tan bueno el billete de avión (2200 los 4) y caí en la cuenta de que la locura transitoria maldiviana iba a hacer una profunda mella en los ahorros familiares.

Hasta que hablando con mi amigo Sergio (Viajeropedia) me comentó la posibilidad de ir a una isla local en las Maldivas: mismas playas con precio de infarto pero del bueno.

Devoré su artículo sobre la isla y me dí cuenta de que ya no tenía que buscar más: Diffushi era la isla ideal, esa cuyas playas nos verían hacer la croqueta infinidad de veces.

Con una Bikini Beach impresionante con larga lengua de arena, contando también con más de una docena de alojamientos y varias posibilidades de traslados desde Male y el aeropuerto a precios para todos los gustos; se perfilaba como el lugar ideal para disfrutar de “la otra Maldivas”, la Maldivas local y autentica que existe más allá de los resorts y a la que familias con niños podemos ir sin arruinarnos de por vida.

La isla local de Diffushi cuenta con dos buenas playas: la sur y la norte y es en la norte donde se ubica la zona en la que es posible utilizar bañador y bikini llamada Bikini Beach.

A la hora de elegir hotel teníamos claro que queríamos estar junto a la playa norte de Diffushi. Existen muchos alojamientos repartidos a lo largo de la isla, algunos a 10 minutos andando de la playa, otros con delgadas líneas de arena donde no cabía la posibilidad de poner ni una tumbona, pero teníamos claro que queríamos caernos de la cama directamente en la playa, que para eso íbamos a Maldivas.

Playa norte de Diffushi

Y con acceso directo a la mejor playa de Diffushi solo había 3 alojamientos (aunque en los mapas parezca que hay mas, solo estos están junto a la mejor playa de Diffushi): White Sand el más alejado, Bibee el clásico al que suele ir todo el mundo y el recién reformado The Home Maldives junto al Bibee (detrás de este, comparten pared).

Y fue The Home Maldives quien captó mi atención por varios motivos:

  1. Es el único que tiene dos plantas en esa zona. Es una manía viajera querer siempre alojarme en las habitaciones superiores, con ello me aseguro un buen descanso y unas buenas vistas.
  2. Cuenta solo con 4 habitaciones, a diferencia del Bibee que tiene ya 9 y del White Sand con 10. Eso quiere decir mucha mayor intimidad y menos ruido ambiental.
  3. Cuando les contacté estaba cerrado porque lo estaban reformando (era anteriormente conocido como Happy Life Maldives), un pedazo de punto positivo: íbamos a alojarnos en un hotel recién reformado.
  4. Bibee no tiene habitaciones triples, solo dobles y la cama extra es extra en precio y en reducir el espacio de la habitación al ser una plegable.
The Home Maldives en Diffushi

Tras el viaje se le añaden otros tantos motivos para la elección:
  • El dueño está disponible en el alojamiento ya que duerme allí por las noches, cosa que nos hacía sentir muy seguros; en el Bibee nos enteramos de que no había nadie en el alojamiento durante las horas nocturnas.
  • El precio de las excursiones: excepcionales, unos chicos españoles muy majos con los que hablamos en la playa y que estaban alojados en el Bibee nos dijeron, para sorpresa nuestra, que habían pagado por la excursión de las tortugas 50$, en The Home Maldives esta excursión nos costó a nosotros 20$, pagaron por lo mismo más del doble.
The Home Maldives

Una vez decidido el sitio contactamos a través de email con el siempre amable Billie, el propietario del local, el cual nos aseguró que para septiembre estaría de nuevo en funcionamiento (lo reabrieron en julio creo) y estos fueron los precios que nos dió:
  • Habitación Doble: 55$ alojamiento+desayuno, 75$ media pensión y 90$ pensión completa
  • Habitacion Triple: 65$ alojamiento+desayuno, 90$ media pensión y 120$ pensión completa.
Habitacion triple en la planta superior en The Home Maldives

Por logística con los niños, elegimos pensión completa, para no tener que andar por la isla buscando lugares para comer y procedimos a realizar la reserva en The Home Maldives.

Las estancias hay que pagarlas allí mismo y siempre en efectivo (no tienen datafono) y a estos precios hay que sumarle la Green Tax, que es una tasa gubernamental que corresponde al 10% del precio. Nosotros por 8 noches pagamos 96$ extras de Green Tax el último dia.

Traslados a Diffushi


Elegido nuestro alojamiento nos quedaba un último tirón económico: el traslado hacia Diffushi. Nuestro vuelo llegaba a las 8:05 y el traslado en ferry rápido (35$) era a las 12 del mediodía.

Después de casi 24 horas de vuelos y escalas decidimos pagar por una lancha privada. Le dijimos la hora a la que llegábamos y Billie se encargó de todo. El precio era aún más económico de lo que había leído: 200 $, que no deja de ser un pellizco pero teniendo en cuenta que a las 10 de la mañana pisábamos ya Diffushi y a las 10:30 nos estábamos bañando en la playa pues fue todo un acierto ya que aprovechamos todo el día de llegada, cosa que no solemos hacer por el cansancio, los traslados y las esperas.

Tras recoger maletas y salir del aeropuerto nos encontramos ya con Isham, un importante miembro del staff de Billie y el encargado de las excursiones. Nos llevó directos al embarcadero donde nuestra lancha rápida nos esperaba. Y tras 45 minutos de paseo llegamos.

Trato personalizado


Es algo intrínseco a The Home Maldives y es que el trato totalmente personalizado comienza desde el primer momento en que contactas con él vía email. Algo que quedó patente conforme nuestra lancha se iba acercando al embarcadero de Diffushi. Allí nos estaba ya esperando Billie. El nos recibió y se hizo cargo de nuestro equipaje.

Billie, el propietario de The Home Maldives

  • Ahmed Ashfaau (Billie) es el entrañable dueño de The Home Maldives. Antiguo miembro del servicio de policía de Maldivas, lleva varios años dedicándose a la hostelería y cuenta en su curriculum con experiencia en varios resorts de lujo. Tras varias reformas, abrió al público el pasado 5 de agosto The Home Maldives, un lugar donde ofrecer a los viajeros la esencia de Maldivas.

Tras un corto paseo donde fui el festín de varios mosquitos (recordar bañaros en repelente nada más pisar Diffushi), llegamos al que sería nuestro hogar durante 9 días y 8 noches.

Recien llegados a The Home Maldives

Entramos al colorido restaurante y nos preguntaron si queríamos desayunar. Mientras nos preparaban nuestro primer desayuno maldiviano, Billie nos invitó a elegir la habitación que queríamos.

Habitación planta baja en The Home Maldives

Las habitaciones en The Home Maldives


The Home Maldives cuenta con 4 habitaciones, dos en planta baja y dos en la alta. Todas muy espaciosas, triples y con cuartos de baño dentro de la habitación que cuentan con duchas independientes.

Planta baja en The Home Maldives

Por los motivos arriba mencionados elegimos la superior con vistas al mar y ya de camino hacíamos algo de ejercicio subiendo las escaleras.

La habitación contaba con todo lo necesario para pasar unas vacaciones maravillosas: camas cómodas, agua caliente, aire acondicionado, tetera y un buen Wifi.

Nuestra habitacion en The Home Maldives

En esta habitación podías disfrutar de la vista del turquesa mar desde la cama y eso amigos es impagable!

En la terraza había dos bancos de madera y unas cuerdas para tender la ropa, algo imprescindible cuando se está todo el día en la playa con los niños.

Vistas de lujo en The Home Maldives

La restauración en The Home Maldives


Al ser un hotel tan pequeño los horarios para las comidas los fijamos nosotros: Desayunos a las 8, almuerzos a las 13 y cenas a las 19 (sí, somos muy ingleses en esto y nos solemos acostar pronto). El estilo de comida es casi al 100% maldiviana, es decir, aunque cuentan con algunos platos más internacionales, el pescado, arroz y curry de pollo predominan sobre todos.

Restaurante The Home Maldives

Desayunos: el típico desayuno maldiviano constaba de huevo a la plancha con salchicha, tostadas, mantequilla, mermelada, nocilla, fruta, zumo y café con leche. Varios días les pedimos cereales con leche para los niños, así como huevos fritos extras y nos lo trajeron sin problemas.

Desayuno en The Home Maldives

Almuerzos: pescados a la plancha y cocinados fueron la estrella, acompañados siempre de arroz, ensaladas y pan. De postre fruta, algo que agradecíamos mucho.

Almuerzo en The Home Maldives

Almuerzo en The Home Maldives

Cenas: Pastas, arroz con verduras, pollo, pulpo fresco (y tan fresco), algas fritas y de postres natillas, frutas y helados.

Cena en The Home Maldives

En todas las comidas nos daban botellas de agua fresca y en la habitación a diario nos las reponían.

Barbacoas en The Home Maldives

El cumple de Helia


Le dije a Billie que donde era posible comprar una magdalena o pequeña tarta para que Helia soplara su vela en Diffushi y me dijo que él se ocupaba de todo. Y así fue, el día del cumple de Helia me dijo que lo tenía todo preparado y que a qué hora queríamos hacer la celebración, le dije que sobre las 20 horas.

Tras la cena me llevé a Helia a dar un paseo nocturno por la playa para que pudieran montar la escena y regresamos justo a las 20 horas A coro le cantamos el merecido cumpleaños feliz ante la sorpresa de mi niña.

La tarta era de chocolate y mousse de platano, simplemente deliciosa y el detallazo nos llegó al corazón.

Cumple de Helia

Excursiones privadas


En uno de los emails que nos intercambiamos le pregunté a Billie por las excursiones que ofertaba y entre la decena que tenía elegimos 4. A los precios mostrados se le añadió después el 10% de impuestos. Nosotros pagamos en cada excursión por dos adultos, Helia y Edu estuvieron exentos.

Excursiones en The Home Maldives

Snorkel con tortugas: 20$ por persona


Fue la primera que hicimos y la que más nos gustó. En todas las excursiones; Isham se metía en el agua con nosotros para mostrarnos todo aquello que pasaba desapercibido para nosotros. En esta ocasión vimos un par de tortugas. Como siempre uno se tenía que quedar en la barca con Edu, en el relevo Paco fue testigo de cómo Isham y el capitan Mr.Shaheedh cazaban un lustroso pulpo del que dimos buena cuenta en la cena.

Cazando pulpos

Sand Bank: 25$ por persona


En esta excursión nos llevaron a un banco de arena rodeado por una buena barrera de arrecife coralino donde hacer snorkel y donde instalaron la sombrilla de la playa para protegernos del sol. El día que realizamos esta excursión, el banco de arena se encontraba muy concurrido, hasta 5 sombrillas contamos en tan minúsculo espacio, muchas más de las que solíamos ver en nuestra desértica playa norte de Diffushi. Las sobras de pan del desayuno sirvieron para que Helia alimentara a la multitud de peces que allí se concentraban.

La concurrida Sand Bank

Delfines al atardecer: 30 $ por persona


O lo que es lo mismo, ver un buen atardecer en barca. Aunque nuestro capitán e Isham lo intentaron con esmero, no conseguimos ver a estos divertidos mamíferos acuáticos, aunque en nuestro día de retorno al aeropuerto sí que finalmente tuvimos suerte y los pudimos disfrutar, así como múltiples peces voladores.

Snorkel en arrecife: 20$ por persona


Íbamos a ir a la zona externa de la barrera de arrecife, pero al llegar la visibilidad era muy mala debido a la lluvia de la noche anterior por lo que Isham decidió cambiar el punto de snorkel llevándonos nuevamente dentro.

Snorkel en Maldivas

Snorkel en Maldivas

Bajamos de la barca Helia y yo y después de un ratito vimos a nuestra señora tortuga…toda una experiencia estar nadando junto a ella durante casi 20 minutos. Luego a Helia le dio frío por las corrientes marinas y cambiamos de ubicación para hacer de nuevo otra experiencia hasta que una nube caprichosa llena de lluvia nos molestó, a nosotras no, sino a los chicos que estaban en el barco.

La playa de Diffushi


Poco he hablado de la playa para lo que se merece. Que se dice que como en un resort nada, pues bien, “mi playa de diffushi” era posiblemente una de las mejores en las que he estado en la vida. Agua cristalina y una zona de nado bastante amplia hicieron que no saliéramos prácticamente de ella en los 9 días que estuvimos.

La playa norte de Diffushi

Tumbonas y sombrilla


Aunque The Home Maldives no esté a pie de playa propiamente dicho, no les falta detalle! A diario uno de los chicos del staff llevaba a la playa un par de tumbonas y una sombrilla que ponían en el sitio que quisiéramos y allí cómodamente disfrutábamos del lujo de ese mar.

Relájate, que para eso vas a Maldivas


Y es que allí en The Home Maldives cuando digo que se encargan de todo, es que se encargan de todo!

Aparte de las reservas de los speedboats y de la tarta de Helia, se encargaron de cambiarnos dinero a moneda local y de contactarme con Scuba Divene Maldives y eso que tenía el centro al lado! Pues bien, ellos hablaron con los chicos y vinieron al alojamiento para explicarme todo lo relativo a las inmersiones que íbamos a hacer.

Sugerencias al Alcalde de Diffushi


Tras la fiesta del jueves y viernes que muchos locales y extranjeros locales hicieron en las playas, quedaron restos indeseables: botellas de agua, tapones, limones…los siguientes días se lo comenté a Billie, que un bien tan preciado como tienen no pueden echarlo a perder por la falta de civismo de algunos. El me dijo que había una papelera (bastante escondida) y que hablaría con el alcalde del tema. Pues dicho y hecho, en una de las visitas del alcalde a The Home en la que coincidí con él, tanto Billie como yo le hablamos del problema de la basura y dijo que tomaría nota poniendo medidas disuasorias como multas y más papeleras.

Despedida de Diffushi y de nuestro Home Maldives


Toda gran aventura tiene un fin. El último día nos dimos el último baño, último almuerzo y salimos a la puerta de nuestro hogar en las Maldivas donde nos fotografiamos con todos nuestros amigos. Allí todos juntos fuimos andando hacia el embarcadero y nos despedimos con un “hasta luego” de esa gente tan maja y maravillosa que ha hecho que allí nos sintamos como en nuestra propia casa.

Nuestra aventura con niños por las Maldivas no podría haber salido tan bien sin ellos, The Home Maldives sin duda alguna se ha convertido en nuestro otro hogar en Diffushi.

The Home Maldives

The Home Maldives

Nota: Hemos realizado una colaboración con The Home Maldives. Las imágenes, precios, vivencias y cariño mostrados son reales.

2 comentarios :

  1. Qué ganas me han entrado de ir ya para allí!! Ayy! Me ha conquistado esa playa y ese coral que pudisteis disfrutar! Y la verdad es que el hotel, por todo lo que cuentas, merece mucho la pena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues el hotel estaba fabuloso y tan cerca de esa pedazo de playa que volveriamos sin dudarlo. Ir a una isla local en Maldivas ha sido todo un acierto. Como encuentre un vuelo barato repetimos sin duda!!!

      Un abrazo!

      Eliminar

¡Muchas gracias por pasaros por aquí!